Las tarifas de agua y subterráneos se sumarán en mayo a los incrementos registrados en otros servicios en los meses previos, ya que mañana el servicio de agua potable y cloacas aumentará en promedio 26% para todos los usuarios de la Ciudad de Buenos Aires y partidos del Gran Buenos Aires, mientras que el pasaje del subte pasará a costar 11 pesos a partir de la hora 0 del martes 8.

En el caso del subte el aumento fue planteado por la empresa en la audiencia pública celebrada el 19 de abril pasado, y totaliza un incremento escalonado del 66%, con lo cual a partir de junio tendrá un nuevo aumento que llevará el precio del pasaje a 12,50 pesos.

Si bien inicialmente se especuló que la suba iba a comenzar a correr el 1 de mayo, lo concreto que es que regirá recién a partir del próximo martes, en base a los dispuesto por Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) a través de la resolución 3180/18 publicada el viernes pasado.

Metrovías, la empresa a cargo de la concesión, recordó que el costo de los pasajes continuarán dentro del sistema SUBE implementado en febrero pasado por el Gobierno nacional, por el cual se logran descuentos del 50% en un segundo viaje y del 75% en un tercer viaje y sucesivos que se combinen en un plazo de dos horas de duración.

En Sbase plantearon que el costo técnico del servicio es de 18 pesos por viaje, por lo que sobre cada pasaje que pague el usuario de subte, el Estado solventará alrededor del 60 del mismo vía subsidios.

En lo que respecta la empresa Agua y Saneamientos Argentinos (AYSA), el nuevo cuadro tarifario se comenzará a aplicar mañana -1 de mayo-, con un incremento de 26% para todos sus usuarios del área metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires. 

Desde la empresa se informó que con la readecuación, la tarifa promedio de un usuario residencial será de 208 pesos por mes y por servicio, el de agua y el de saneamiento, que significará una factura de 416 pesos mensual.

La recomposición tarifaria incorporará, a partir del 1 de julio, la sustitución de los subsidios zonales que representa un 25 por ciento de la tarifa y que beneficia a 1,1 millón de usuarios, con el objetivo de alcanzar sistema tarifario uniforme en toda el área de concesión.

La eliminación de los subsidios debía entrar en vigencia el 1 de mayo de acuerdo a la Disposición 19 de la Subsecretaría de Recursos Hídricos de 2017, pero la empresa solicitó que esa reducción del 25% en los valores tarifarios aplicables a usuarios de categoría residencial sea descontada gradualmente.

De esta manera, se procederá a la reducción paulatina de los descuentos zonales a lo largo de cuatro bimestres consecutivos, comenzando el 1 de julio y reduciendo cada uno de ellos un 6,25% hasta completar el porcentaje total a comienzos de 2019.