Gracias al rápido accionar de los vecinos, Gregorio Nieto, pudo ser rescatado entre los escombros y llevado al hospital de urgencia para recibir la atención médica adecuada, en donde tuvo una satisfactoria recuperación tras los controles de rutina.

Según contó el hombre, el techo estaba hecho de cañizo y cubierto por un nylon, que encima tenía una capa de barro de refuerzo.

No es el primer accidente de este tipo que ocurre en el barrio  Tiro Federal de Chamical de La Rioja, que por su infraestructura sufre, cada vez que hay vientos fuertes o llueve con intensidad.