La dramática situación tuvo lugar en una casa ubicada en Spiro al 300, en Rosario, Santa Fe, donde Ángeles de 61 años, vivía con su hijo Diego, de 31.

Según contó este hombre, su madre padecía ataques de epilepsia y el pasado miércoles sufrió graves quemaduras mientras cocinaba, producto de una descompensación producida por esta enfermedad.

Fue al despertarse que caminó hasta la cocina de su casa y encontró a Ángeles desvanecida sobre el fuego de las hornallas. De inmediato, la trasladó al Hospital Roque Sáenz Peña, donde los médicos establecieron que tenía quemaduras de tercer grado.

Lamentablemente horas más tarde, el cuerpo de la señora no resistió y pereció en el citado nosocomio rosarino según publicó el medio local lacapital.com.ar.