Se había conocido la noticia de que la diva  Susana Giménez estaba contagiada desde hace unos días de Covid en Uruguay, lugar donde vive desde mayo del 2020, a pesar de que tenía aplicadas las dos dosis de la vacuna Pfizer. Lo cierto es que la conductora fue internada el pasado jueves por la noche en el Sanatorio Cantegril de Punta del Este, donde fue sometida a estudios de chequeo de su capacidad pulmonar. Allí le diagnosticaron neumonía unilateral, y este sábado arribó un nuevo parte médico. 

Según informó su secretaria Dolores Mayol a TN Show, la conductora pasó una buena noche, pudo descansar y sigue estable. “Está compensada con mascarilla de oxígeno”, comunicó, señalando que pese a todo sigue estable y responde muy bien a los medicamentos. “Se mantiene sin fiebre y los estudios dan todos normales”, agregó. 

Aún no se puede hablar de una fecha probable de alta ya que dependerá de su evolución diaria. Pero lo seguro es que su familia ya descartó la posibilidad de un traslado a Buenos Aires, algo que habían analizado en una primera instancia.

En los primeros días de portar el virus, varios periodistas comunicaron la noticia de forma desconcertada. Ángel de Brito contó que la diva tuvo síntomas el día que se vacunó y al hisoparse se confirmó el positivo. Susana recibió las dosis de Pfizer en el Campus de Maldonado: la primera fue el 24 de abril y la segunda, el jueves 3 de junio pasado. Su hija, Mercedes Sarrabayrouse también se contagió y el test que se hizo arrojó un positivo.

La internación de la diva conmocionó a todo el mundo del espectáculo.

Por su parte, la "otra diva" del espectáculo, Mirtha Legrand, también se manifestó siendo una de las primeras en enterarse. "Hablé con Susana y está bien. Tiene muy pocos síntomas y no sabe dónde pudo haberse contagiado. Claro que me angustié cuando me enteré, pero ella está bien y deseo que todo siga así. La quiero mucho a Susana", dijo "La Chiqui".

Hasta ahora la mujer de 77 años no ingresó al área de cuidados intensivos ni necesitó la asistencia de respiradores, únicamente una mascarilla de oxígeno. Los profesionales del hospital opinan que la paciente “puede evolucionar favorablemente”.