Sergio Maldonado, hermano del desaparecido Santiago Maldonado, consideró el lunes a la mañana "una payasada" el procedimiento que, por orden de la Justicia, se desarrollaba en el Pu Lof en Resistencia de Cushamen, y afirmó que "no tiene validez".

Asimismo, cuestionó el hecho de que, a raíz de ese operativo, el juez federal de Esquel, Guido Otranto, haya dispuesto una nueva postergación a las declaraciones de testigos de la comunidad que estaban previstas para el lunes.  

"Lo que están haciendo hoy es una payasada. Al no estar nosotros no tiene validez, podemos pedir la impugnación al no estar presentes", afirmó a la prensa Sergio Maldonado, apostado del lado de afuera de la tranquera que marca el ingreso al Pu Lof, donde desde las 6 fue iniciado un allanamiento con la presencia de efectivos de distintas fuerzas federales de seguridad, ordenado por el juez federal Guido Otranto.

Agregó que "por ser parte involucrada" debería poder "estar en el rastrillaje", y que por ese motivo se habían acercado al lugar al enterarse de que estaban realizando el rastrillaje, pese a lo cual -indicó- no le permitieron acceder.

"Al ser parte involucrada, podríamos estar en este rastrillaje, para eso vinimos y después no nos dejan pasar", dijo Sergio Maldonado.

Mencionó también que el rastrillaje estaba previsto para el miércoles, y cuestionó que se haya adelantado sin darle aviso a la querella encabezada por la familia e interrumpiendo las declaraciones de testigos de la comunidad mapuche que estaban previstas para el lunes, tras la postergación que había sido dispuesta la semana pasada a raíz de las testimoniales de gendarmes.

"Hoy era un día clave porque iba a declarar gente de la comunidad mapuche, y (el juez) interrumpió las declaraciones que hoy iba a realizar la gente de la comunidad mapuche para esto", dijo Sergio Maldonado, quien volvió a cuestionar al magistrado y a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. 

En ese marco, agregó que seguramente "este operativo estaba pautado desde antes" para que se realizara hoy en vez del miércoles, porque "no hay 400 policías en lugar disponibles para movilizarlos de un momento para otro de esta manera". 

Agregó que los integrantes de la comunidad mapuche estaban yendo esta mañana a la ciudad de Esquel para dar su testimonio, tal como estaba previsto, y que "los pararon en la ruta" y les dijeron que el trámite se había suspendido. 

"Es una locura impresionante. Helicópteros, patrulleros, drones, perros buscando a 5 kilómetros. Es una payasada. Hoy es un día clave porque iba a declarar gente de la comunidad mapuche, y el juez interrumpió para hacer esto, cuando esto era algo que estaba pautado para el miércoles", dijo Sergio Maldonado.

Esta mañana, más de 300 efectivos de diferentes fuerzas de seguridad realizaban desde las 6 un operativo de rastrillaje en terrenos de la comunidad mapuche en Resistencia en la localidad chubutense de Cushamen en busca de rastros de Santiago Maldonado, visto por última vez el 1 de agosto en esa zona. 

El operativo, dispuesto por el juez Otranto, involucra a efectivos del Grupo Especial de Operaciones Federales (GEOF), del Grupo Albatros de la Prefectura Naval, y personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, informaron a Télam esta mañana fuentes del ministerio de Seguridad.

También son parte del rastrillaje perros de las divisiones caninas de las provincias de Santiago del Estero y Río Negro, y drones que buscan por aire rastros de Santiago Maldonado.

"Hoy hace 48 días de la desaparición y, ayer, el día 47 el juez dice que para él está ahogado en el río. Entonces, ¿por qué no lo buscaron antes?", se preguntó el hermano de Santiago. “Lo tienen que buscar en otro lado, no ahí. Van directamente, sin nada. El temor mío es que tiren a mi hermano ahí adentro”, advirtió Maldonado.

Sergio Maldonado dejó claro que su percepción era que el juez Otranto estaba "jugando, buscando algo de lo que no hay nada", ya que, dijo, "después de los 15 días ni siquiera hay olor" como para poder rastrear a Santiago.

"Donde tiene que buscar es en Gendarmería", dijo, y agregó: "Lo que tiene que hacer el juez es cargar a los gendarmes en un avión, llevarlos a un lugar y que declaren".

Finalmente, volvió a apuntar contra el juez, y dijo que le daba "vergüenza" y "asco" su accionar, y afirmó que el magistrado "debería estar preso".

"Voy a ir a todos lados a denunciarlo, donde sea, en todas partes, es una vergüenza, me da asco, tiene un descaro terrible, es un delincuente", dijo Sergio Maldonado, que concluyó: "Hacen todo para no encontrar a Santiago".

Verónica Heredia, la abogada de la familia de Santiago Maldonado, también apuntó contra el juez de la causa y dijo a Radio 3 Cadena Patagonia que cuando tengan "un juez imparcial" van a poder "avanzar".
La abogada consideró que el juez "debería dar un paso al costado" al considerar que Otranto ya tenía "una resolución tomada" que "le impedía avanzar" en la investigación.

Heredia recordó que el jueves tendrán una audiencia en la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia para "sustanciar la recusación" contra el juez Otranto, luego que él la rechazara.
Finalmente, respecto a los rastrillajes dejó claro que el operativo es "una mentira, un humo para hacer de cuenta que se hace algo mientras pasa cada segundo sin Santiago".

Fuente: Télam