Unos 300 vuelos resultaron afectados entre el aeropuerto internacional de Ezeiza y el Aerparque metropolitano, y autopistas y calles registraron anegamientos que complicaron el tránsito por las fuertes tormentas que azotaron este sábado la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, en tanto persisten alertas por lluvias fuertes y caída de granizo, informaron fuentes oficiales.

A partir de las 14, cuando cesó el alerta meteorológico y pese a que siguió lloviendo ya sin actividad eléctrica, los aviones que estaban colapsando las plataformas en ambas estaciones aéreas empezaron a despegar, habilitando de esta manera el arribo de aquellos servicios que debieron ser desviados a aeropuertos de alternativa.

Las calles de Merlo se inundaron a raíz del fuerte temporal.

A raíz de la fuerte tormenta que se abatió sobre Buenos Aires desde esta madrugada, unos 300 vuelos resultaron afectados entre Aeroparque y Ezeiza donde al mediodía fueron suspendidos los aterrizajes debido a la saturación de las plataformas, que obligó, además, al desvío de vuelos a Montevideo, Rosario y Córdoba.

A su vez, en Aeroparque un rayo impactó en el sistema de aproximación para aterrizajes, por lo que se generaron también problemas para el arribo de aeronaves, ya que no podían aterrizar si no lo hacían con la modalidad "visual" que significa que los pilotos puedan ver la pista estando a una altura de no menos de 2000 pies.

La Ciudad de Buenos Aires, afectada por la lluvia. (Hernán Nersesián/Crónica).

En tanto, en la ciudad de Buenos Aires rigió por algunas horas durante la mañana un alerta amarillo, que implica un mayor nivel precautorio por las lluvias, que cesó cerca de las 13, con excepción del barrio porteño de Villa Soldati.

Allí, personal de Policía y Bomberos tuvo que trasladar un bote y camiones a las calles Pergamino, Tabaré y las laterales, por anegamientos, informaron fuentes de la Subsecretaría de Emergencias porteña.

En algunos lugares se registró la caída de árboles (Rubén Paredes-Diario Crónica).

"Personal de Bomberos y Defensa Civil recorre las zonas donde hay acumulación de agua en veredas y destapan sumideros y bocas de tormenta, aunque no hubo grandes sucesos", informaron las fuentes, que detallaron que no se reportaron heridos ni daños graves por las fuertes precipitaciones.

Así quedó una de las calles del partido de Quilmes (Hernán Nersesián/Crónica)

Cerca del mediodía, se precisó que la acumulación de agua era de entre 8 a 16 milímetros en la Ciudad, según las zonas, pero hubo algunos puntos más altos, como en la localidad bonaerense de Ezeiza que registró 25 mm de agua caída.

En tanto, detallaron que el Río de la Plata bajó en la última hora del mediodía y se ubicó en 1,82 metros.

La autopista Ricchieri estuvo anegada durante la mañana a la altura del puente El Trébol, con un carril habilitado, mientras que las autoridades de tránsito pidieron circular con cuidado en la Panamericana debido a la visibilidad reducida por la lluvia, e informaron que el acceso de Ruta 197 registró agua sobre la calzada en la colectora.

En el conurbano bonaerense, muchas calles se anegaron en José C Paz, San Miguel, Pilar y San Martín (norte y noroeste); en Morón, Haedo y Ramos Mejía (oeste), y en Quilmes y Berazategui (sur), de acuerdo a reportes oficiales.

El partido bonaerense de San Miguel también se vio fuertemente afectado.

La municipalidad de La Plata informó que sigue el alerta naranja ante la posibilidad de nuevas precipitaciones, en tanto asiste a barrios de la periferia anegados por la caída de 235 milímetros, informó la comuna platense.
También se mantienen activos los radares del Sistema Hidrometeorológico, los cuales permiten obtener datos en tiempo real sobre la cantidad de precipitaciones, el comportamiento de los arroyos y el estado de las bocas de tormenta.

ara atender emergencias por cuestiones climáticas, la Subsecretaría de Atención Ciudadana bonaerense habilitó la línea telefónica 148 para canalizar la asistencia a damnificados por el fuerte temporal ocurrido en las últimas horas en algunos distritos de la provincia.

Temporal en la Ciudad de Buenos Aires (Hernán Nersesián/Crónica).
El barrio de Santa Marta, en Lomas de Zamora, pasado por agua.

Vuelos

Los vuelos del aeropuerto internacional de Ezeiza y los del Aeroparque Jorge Newbery se normalizaron lentamente con la mejora en las condiciones climáticas durante la tarde del sábado.

A partir de las 14, cuando cesó el alerta meteorológico y pese a que siguió lloviendo ya sin actividad eléctrica, los aviones que estaban colapsando las plataformas en ambas estaciones aéreas empezaron a despegar, habilitando de esta manera el arribo de aquellos servicios que debieron ser desviados a aeropuertos de alternativa.

Los fuertes vientos "sentaron" a un avión en el Aeropuerto de El Palomar

A raíz de la fuerte tormenta que se abatió sobre Buenos Aires desde esta madrugada, unos 300 vuelos resultaron afectados entre Aeroparque y Ezeiza donde al mediodía fueron suspendidos los aterrizajes debido a la saturación de las plataformas, que obligó, además, al desvío de vuelos a Montevideo, Rosario y Córdoba.

A su vez, en Aeroparque un rayo impactó en el sistema de aproximación para aterrizajes, por lo que se generaron también problemas para el arribo de aeronaves, ya que no podían aterrizar si no lo hacían con la modalidad "visual" que significa que los pilotos puedan ver la pista estando a una altura de no menos de 2000 pies.

Las lluvias complicaron la jornada en el Aeropuerto de Ezeiza.

El total de 300 vuelos afectados incluyó cancelaciones, reprogramaciones y demoras en las estaciones aéreas, donde decenas de pasajeros permanecieron varias horas dentro de los aviones ya aterrizados y se vieron largas colas para retirar los equipajes, indicaron fuentes aeroportuarias.

Estas fuentes indicaron que las condiciones meteorológicas seguirán inestables durante el resto de la jornada, pero con mejoras paulatinas de las condiciones, en tanto que para mañana se anticipan buenas condiciones meteorológicas, lo que permitiría la normalizarión total de los servicios aéreos.

Ver más productos

El beato Juan Franscisco Marinoni, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy al beato Juan Francisco Marinoni

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos