Las mascotas son fundamentales en la vida de quienes toman la responsabilidad de adoptar o comprar una. Llenan la vida de los dueños de muchas emociones, generalmente positivas. Sin embargo, psicólogos también advierten sobre la dificultad del momento del adiós.

Según la psicóloga Julie Axelrod, “la pérdida de un perro es tan dolorosa porque los propietarios no están perdiendo solo a una mascota. Puede significar la pérdida de un amor incondicional, de un compañero que les brinda seguridad y comodidad, y puede que haya protegido a ese ser como a un hijo”.

“Dependerá de la clase de relación que se tenía con el animal. Si era un apoyo para combatir la soledad, ha sido el primer perro o se han compartido con él momentos importantes, las emociones serán más fuertes”, comentó por su parte la doctora Carmen Martín, miembro de la Asociación Hydra, especializada en asistencia y terapia con animales, en relación a la dimensión que puede representar la pérdida.

A pesar de esto, el caso que vamos a comentar a continuación refleja la situación inversa, la pérdida de un dueño para las mascotas. Diego vivía en Mataderos con sus 7 perros y 9 gatos, todos rescatados. Junto eran una gran familia. Lamentablemente el hombre falleció, pero la noticia es que “Gorda”, una de sus mascotas, apareció en el velatorio para despedir a su dueño.

Hace unos días encontraron al “jefe de la manada” sin vida en su casa y rodeado de los seres que más amaba, sus animales. Ahora estos seres queridos están distribuidos en distintos refugios y activistas esperando su respectiva adopción.

Estas son algúnos de los animales que buscan un nuevo hogar. 

En el caso de Gorda, una perrita de seis años que no se sabe como apareció para darle un último adiós a su mejor amigo. “La perrita llegó segundos después de que se fue el coche fúnebre. Se paró en la puerta y empezó a olfatear. La echaron de la casa velatoria y cuando le gente que estaba ahí la quiso agarrar empezó a correr por el barrio. A las horas la encontramos en la casa donde vivía”, explicó Victoria, amiga de Diego.

Para que se den cuenta del cariño que se tenían entre ellos, trascendió que esta joven está costeando por su cuenta la guardería de todos los perros, pero particularmente está preocupada por Dorito, que luego del fallecimiento de Diego se escapó y no lo encuentran desde entonces.

En cuanto a los felinos, de todos las edades y colores, se encuentran con una activista y esperando adopción. Si por casualidad algún lector está interesado puede contactar al +54 9 11 6592-5969, o en a través de su usuario de Facebook en  “Hogar lactante”.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos