En las cercanías de una compañía metalúrgica de Lanús, trabajadores y representantes de la seccional Avellaneda de la UOM se convocaron y posteriomente manifestaron por el despido de un delegado, en la mañana de este martes.

Una decisión de las autoridades de la empresa de filtros sin argumentos sólidos, y que impulsaron a los dirigentes y afiliados de la organización gremial a exigir la reincorporación del trabajador desempleado, remarcando el carácter ilegítimo de la medida por no respetar la inmunidad sindical.

A alrededor de las 11 se asentaron frente al establecimiento de la firma de filtros Lanss, en Hipólito Irigoyen 3412, en la localidad bonaerense de Lanús, un centenar de trabajadores y directivos de la seccional Avellaneda de la UOM.

Justamente, uno de ellos, Osvaldo Funes, secretario administrativo de la entidad gremial, informó a Crónica que “estamos convocados por el mal accionar de la empresa por los consecutivos despidos, es una compañía anti sindical y que maltrata a los trabajadores. Esta movilización es además por el despido de un compañero que había sido elegido delegado. Por eso nos manifestamos para que la empresa deponga su postura”.

Por su parte, el Secretario de Organización de la misma organización, Hugo Farías, reveló que “el argumento de la empresa es que se notificó en tiempo y forma la elección del compañero pero no tiene consistencia. Ellos dicen que nosotros no les avisamos, pero es una más de las amenazas de la empresa contra los trabajadores”.


A su vez, el propio Farías detalló que “el trabajador no pudo cobrar su salario porque la empresa se negó a pagarlo porque argumenta que lo despidió con causa”.

Por lo tanto, ante semejante panorama, el representante de la UOM reconoció que “tenemos una seria preocupación porque se están violando los derechos de los trabajadores y vemos que los ministerios de trabajo se están convirtiendo en secretarías de los empresarios”.

Por esta razón, Farías reveló que “hemos pedido una conciliación obligatoria y nos la han negado porque aducen que es sólo un despido. Pero el problema de fondo es que están echando a un delegado y atentan contra la libertad de los trabajadores a organizarse”

En tanto no reciban respuestas, Funes dejo en claro que “la UOM de Avellaneda va a seguir diciendo no a estas acciones de los empresarios y no vamos a permitir más este tipo de despidos”.