Es una de las personas que más conocía al astro del fútbol y que lo acompañó hasta el día de su muerte, el 25 de noviembre del 2020. Se trata de Romina Milagros Rodríguez, aunque para Diego Armando Maradona, y para todos lo que la conocen es "Monona", su cocinera personal.

Romina comenzó a trabajar como franquera de fines de semana y por la pandemia del Covid-19 le pidieron que se quede a vivir en la casa de Bella Vista. Luego, cuando Maradona fue operado de la cabeza y trasladado a la vivenda en San Fernando, ella se mudó con él. Fue así que forjó una relación de amistad en la que se convirtió en mucho más que su cocinera.


Monona desmintió que Diego Armando Maradona no haya comido la noche anterior a su fallecimiento, ya que indicó que le había dejado seis sándwiches de miga la última vez que lo vio con vida, y que al día siguiente había solo cinco. "Me acuerdo la última vez que hablamos. Fue a la noche. Fui, me dijo que no quería comer, le dije que le iba a hacer unos sandwiches y un té. Comió uno de los seis que le hice. Es mentira que no comió", dijo en una entrevista que brindó al "Show de los Escandalones", de la que pasaron sólo un adelanto en "Intrusos". Luego agregó: " Me dijo que se iba a sacar la remera pero que no tenía ganas, que se iba a dormir".

Además, la cocinera habló sobre la versión que indica que la enfermera lo escuchó moverse durante la mañana del día en que falleció. "No sé si es verdad que lo escucharon mover a la mañana. Yo no supe nada. Cuando lo vi ya estaba ahí. Lo único que recuerdo es el conteo, el uno, dos, tres, vamos, del RCP, contaba la enfermera. No había manera de reanimarlo", sostuvo

Monona aseguró "acordarse de todo" lo ocurrido el día de la muerte del futbolista. "Fue una locura. Mucha locura", remarcó.

Habló por primera vez "Monona", la cocinera personal de Diego Maradona: