Por Gabriel Arias
Garias@diariocronica.com

Salvador Salbucci tiene 13 años y necesita con suma urgencia un trasplante de corazón, ya que padece una miocardiopatía dilatada y su estado se complicó desde hace unos días. Si bien fue trasplantado en la Fundación Favaloro el fin de semana pasado, el organismo rechazó el “nuevo órgano” y ahora la familia espera con desesperación la donación de otro corazón, por eso, el adolescente se encuentra en la lista de emergencia nacional del INCUCAI y en estado delicado en dicho nosocomio porteño.

Laura es tía de Santiago (quien vive en la zona norte del conurbano bonaerense) y le comentó muy preocupada a Crónica, cómo es el duro momento que est‘atravesando la familia: “a los 7 años se le descubre a Salvador esta miocardiopatía y desde ese momento, se le hacían controles periódicos con lo cual estaba controlado. Sin embargo, hace unos dos meses en un control que se le realizó, se le encontró que el ventrículo izquierdo estaba más dilatado de lo normal y a los pocos días se descompensó. Estuvo internado una semana en el Sanatorio Mitre y luego de mejorar algo volvió a su casa. Sin embargo, más adelante fue llevado a la Fundación Favaloro para ser evaluado, entró el 22 de setiembre y desde aquel día no salió. Tras probar con la medicación, los facultativos llegaron a la conclusión de que Salvador necesitaba un trasplante”.

La mujer agregó que “el martes de la semana pasada se descompensó y el miércoles le conectaron la bomba, una especie de corazón artificial que lo mantiene equilibrado y el viernes recibió un nuevo corazón por medio de un trasplante. Sin embargo, con el paso de las horas, el nuevo corazón no respondió en el organismo y hoy lo mantiene con vida la bomba. Ayer se complicó su situación porque ese corazón no es compatible y no respondió como queráimos. El domingo ingresó nuevamente a la lista de emergencia nacional del INCUCAI y su estado es delicado, de hecho, está conectado a una asistencia mecánica respiratoria y se encuentra dormido”.

Con el dolor a cuestas, la tía de Salvador apeló a la conciencia de la donación de órganos: “hay que concientizar a la gente y haga un acto de amor para poder salvar una vida. En este caso, dependemos de otra familia que tenga una pérdida y decida donar este órgano. De todas maneras, luego el INCUCAI utiliza un criterio para los posibles receptores del órgano, criterios que se evalúan. Los médicos le brindan una atención excelente y ponen toda su pericia y voluntad”.