Siempre se dice que los argentinos somos solidarios. Y en Avellaneda, los vecinos son prueba de ello. Es que, mientras esperan alguna respuesta por parte de las autoridades municipales, decidieron poner en marcha una admirable cruzada solidaria para ayudar a una mujer y sus seis hijitos que perdieron todo durante un incendio.

El siniestro, que ocurrió hace algunos días, redujo a la nada el lugar en apenas unos minutos. Tanto la estructura de la casa como sus pertenencias se vieron afectadas o directamente quedaron reducidas a cenizas. La vivienda está ubicada en Juan B. Justo 802, de la localidad bonaerense de Villa Domínico, en Avellaneda.

El lugar en el que habitaban Sara y sus seis hijos -de uno, cuatro, cinco, ocho, once y dieciséis años- representa un peligro ante la posibilidad de derrumbe. Aun así, y sin tener otro lugar donde ir, la familia se resguarda allí y espera que los vecinos los ayuden a reconstruir la casa.

Y es que precisamente sólo los vecinos asumieron el compromiso de estar junto a la mujer en su difícil misión de salir adelante. Una tarea que no fue asumida por las autoridades municipales, a pesar de los frecuentes ruegos de la damnificada, quien incluso se hizo presente en la intendencia, sin recibir respuesta alguna.

"Fueron muchos los pedidos que hicieron ella y el resto de los vecinos que se han solidarizado, pero no le dan la solución que ella necesita", reflejó Adriana que, conmovida por el sufrimiento de Sara, se sumó a la iniciativa benéfica. Justamente, la mujer argumentó: "Sé lo que es pasar por esto, porque yo también sufrí un incendio, y entonces decidí ayudarla porque los que tienen que hacerlo no lo hacen".

Por su parte, Fabiana, quien reside en una vivienda lindera a la de la mujer, aclaró que "sólo le dieron un par de colchones y dos camas cuchetas, que está muy bien pero adónde las metemos si no les quedó nada. Ella necesita chapas y materiales para levantar la casa de nuevo pero le dan mil vueltas. Se fijan en cosas mínimas y no en las urgencias". A su vez, remarcó que "el municipio nunca se acercó".

Las redes, protagonistas

A la hora de organizarse y sumar ayuda, los vecinos apelaron a las redes sociales, que se convirtieron en el núcleo de la campaña solidaria, en la que se solicitan desde ropa, alimentos, muebles, calzado, hasta materiales de construcción para levantar en principio una habitación en la cual puedan dormir las criaturas y su madre.

No obstante, las pérdidas fueron por demás considerables y las donaciones, a pesar de la buena voluntad del barrio, no son suficientes. En consecuencia, la mamá y sus pequeños necesitan de más ayuda. Quienes puedan hacerlo deben comunicarse al 11 6953-3458.