Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

Estaban desamparados. Con cinco, tres y un año, pasaban los días en la intemperie, expuestos al frío extremo de estos últimos días, pidiendo comida y cariño. Hasta que un policía se apiadó de ellos y decidió salvarlos. Pronto se organizó una cruzada solidaria encabezada por una vecina que se ofreció a darles techo y contención y por un grupo de estudiantes que impulsó la donación de bienes de primera necesidad para los pequeños.

En paralelo, varias familias se presentaron ante el juzgado para ofrecerse como padres adoptantes. "Los dejaron abandonados. Estaban pidiendo comida en una esquina, hasta que los vio un policía y lo llevó al Hospital Federico Abate, de Malvinas Argentinas". El testimonio pertenece a Brisa, una adolescente quien junto a sus compañeras del Instituto Domingo Faustino Sarmiento, comenzó a organizar la colecta de alimentos, prendas de vestir, productos de higiene y colchones para los tres niños, de 5, 3 años y un año, a los que hacía referencia.

Los pequeños fueron hallados semi desnudos en la vía pública, en la tarde del martes y en consecuencia el oficial que los encontró los trasladó al centro de salud más cercano. Posteriormente la dirección del hospital acudió a la intervención de un juzgado de familia, que finalmente le cedió la guarda provisoria a una vecina, que se ofreció a cuidarlos mientras se resuelva la situación de los menores.

"Es una señora de un corazón enorme pero que no tiene ayuda de nadie y necesita muchas cosas para satisfacer a los chicos", dijo Brisa en relación a la vecina que se hizo cargo de los niños. "Estamos pidiendo camas, estufas, ropa, pañales, comida, shampoo, entre muchas otras cosas", agregó la adolescente.

"Nos movilizó el hecho de que sean tan chiquitos y estén solos. Cuando los vimos nos emocionamos todas porque lo único que hacían eran abrazarnos, pedirnos besos. La idea es verlos una vez por semana", agregó la chica súper comprometida con el cuidado de los hermanitos.

¿Y los papás?

Si bien no trascendió mucho respecto de los padres de los pequeños, se sabe que ambos son adictos y por ello no pueden hacerse cargo de los pequeños. De acuerdo con lo indicado por la estudiante, la Justicia determinó que los niños permanezcan de forma transitoria con la vecina y se les permitió a los papás ver a los pequeños por espacio de media hora todos los días, mientras se determina la tenencia de los nenes.

Sin embargo, "mucha gente se ofreció a adoptarlos", aseguró Brisa quien viralizó la campaña pidiendo ayuda para los niños a través de las redes. Así fue cómo las conmovedoras imágenes de los pequeños abrazando a las estudiantes llegaron al corazón de varios vecinos solidarios que decidieron colaborar con ellos y con la mujer que generosamente se ofreció a cuidarlos hasta tanto encuentren hogar definitivo. En paralelo, resultó conmovedor aquellos que se postularon para hacerse cargo de los pequeños y formar junto a ellos una familia.