Corte parcial de acceso a la planta. (Captura TV)

Un grupo de trabajadores de la ex Kraft Foods (Mondelez Argentina) protestó por la mañana en el acceso a la planta ubicada en la localidad bonaerense de Victoria, partido de San Fernando, por el despido de un empleado y en rechazo a "retiros voluntarios" y "la eliminación de una línea de producción", según declararon en la protesta, en el marco de un paro que realizan desde el domingo.

En tanto, la empresa emitió un comunicado donde precisó que "no existe ningún conflicto gremial ni salarial" en ninguna de las sedes, y aclaró que el empleado despedido incurrió en "comprobada y reiterada violación al procedimiento obligatorio de seguridad" de la compañía.

Mondelez destacó "su decisión de operar con total normalidad en tres turnos de trabajo en la Planta Victoria", y reiteró "que mantiene firme su vocación de continuar con el importante plan de inversiones que le ha permitido acompañar el desarrollo de la industria de la alimentación en Argentina".

Los manifestantes cortaron hoy desde las 6 y por cerca de dos horas la calle Uruguay al 3.900, en el Acceso Tigre, y según indicó Camilo Mones, ex delegado de Pepsico e integrante del Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC), la protesta "se repetirá a las 14 y a las 22" de hoy.

"Las protestas y el paro son en reclamo de las condiciones laborales y la baja de producción de una línea, en particular de chicles Beldent, que ya fue reemplazada por importaciones provenientes de Brasil", dijo el ex delegado de Pepsico.

También señaló que la medida de fuerza fue ocasionada por "un despido acompañado de invitaciones a retiros voluntarios que los trabajadores no quieren aceptar porque no tienen a dónde ir y no quieren perder su fuente laboral".

En la actualidad se desempeñan en la planta de Victoria un total de 800 trabajadores y según Mones "las condiciones laborales empeoraron sustancialmente el último año, así como las intimidaciones, especialmente del personal de seguridad que cachea a los trabajadores al ingreso y al egreso de la planta".

Según denuncian los manifestantes, esta situación fue la que derivó en el despido "de un empleado que hacía 10 años que trabajaba en la fábrica y que fue echado por una discusión con un personal de este tipo".
 


En relación al corte, la empresa señaló esta mañana en un comunicado que "no existe ningún conflicto gremial ni salarial en la Planta de Victoria, ni en ninguna de las sedes operativas ni administrativas de le empresa".

También indicó que el día viernes 11 de mayo se produjo la desvinculación de un empleado "a raíz de la comprobada y reiterada violación al procedimiento obligatorio de seguridad y a las normas de comportamiento y convivencia de la empresa que incluyeron, entre otras faltas, graves amenazas al personal durante el control rutinario de salida del personal", según el texto difundido por Mondelez Argentina.

Allí también aseguran que para la empresa "la seguridad de las personas es una prioridad, y no tolera comportamientos agresivos ni amenazas que la puedan poner en riesgo o que vayan en contra de las normas de la compañía".

Mondelez señala también "en todo momento la empresa ha obrado conforme a lo que establece ley y con absoluta transparencia" y que "la mayoría de los trabajadores quieren prestar tareas con total normalidad, cosa que no es permitida por la actitud intransigente de la Comisión interna", que declaró un paro desde el domingo.

Según la información oficial de la empresa, Mondelez International tiene presencia en 165 países del mundo, emplea a más de 90.000 personas a nivel global. En Argentina fabrica y comercializa marcas como Oreo, Club Social, Cerealitas, Terrabusi, Pepitos, Express, Milka, Cadbury, Shot, Mantecol, Tita, Rhodesia, Beldent, Bubbaloo, Bazooka, Halls, DRF, Billiken, Tang, Clight y Royal, entre otras. Localmente, brinda empleo a más de 4.300 personas y posee cuatro plantas industriales.

Fuente: Télam