Luego de 26 años en la calle como moneda de curso legal, pasando muchas veces de mano en mano, a los billetes de dos pesos les llega su final. Ya dejaron de ser considerados dinero. Desde este martes no tienen ningún poder de compra y sus pares de cinco pesos heredaron la condición de ser los de menor denominación en la República Argentina.

De esta manera, Bartolomé Mitre, quien fuera presidente de la Nación entre 1862 y 1986, salió de los billetes. José de San Martín, con el de cinco pesos, se mantiene en la nomina, aunque con el menor valor pese a a ser el padre de la patria. Otros próceres sufrieron la despedida en los billetes, aunque estos se mantuvieron pero con otras figuras, en ese caso animales autóctonos. 

Para la gente que tenga los billetes de dos pesos en su poder, deberá cambiarlos en los bancos, porque ya los comercios no lo reciben más. Desde junio, los bancos deberán juntar todos los billetes de 2 pesos que hayan recibido, agruparlos en paquetes de mil unidades, hacerles gruesas perforaciones y enviarlos al Banco Central, donde finalmente se encargarán de triturarlos y destruirlos por completo.

Circulan billetes de dos pesos desde el 1° de enero de 1992, cuando entraron en vigencia con un valor de 20 mil australes. En 1997, en tanto, adquirieron el diseño que duró hasta la actualidad, con el retrato de Mitre en el anverso y un dibujo de la casa del prócer en el reverso.