El paro por 24 horas que convocó la cúpula de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que no se sumó a la huelga general de este martes impulsada por un sector del gremialismo kirchnerista y enfrentado con la CGT, comenzará esta medianoche y dejará sin transporte público a los pasajeros durante todo el 1 de mayo.

La decisión de parar durante el Día del Trabajador, anunciada por su secretario general, Roberto Fernández, a principios de abril, se debe a que para el sector no es favorable trabajar los feriados, ya que luego les descuentan de los sueldos por el Impuesto a las Ganancias.

La UTA sostiene que, hasta tanto no resuelva ese conflicto, y aunque mantiene el diálogo con el Gobierno nacional, parará todos los feriados. Así, este miércoles pararán todas las líneas de colectivos, subtes y trenes, por lo que algunas empresas estarán sin brindar servicios, ni recibir ingresos, durante 48 horas, ya que, este miércoles, más de setenta líneas pertenecientes a 22 empresas de transporte decidieron adherirse al paro convocado por el Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona) encabezado por los líderes de Camioneros, Hugo Moyano y su hijo Pablo.

Se trató de las firmas DOTA; Transportes Río Grande, Transportes Lope de Vega, Transportes Larrazábal, la firma Los Constituyentes, Transportes General Roca, Rocaraza, Transporte Automotor Riachuelo, Microómnubis Avenida, Bernardo Ader, 12 de Octubre, Nudo, Colectiveros Unidos, Etapsa, Comunal de Mercedes, General Tomás Guido y Mariano Moreno S.A.

También de las compañías Almirante Brown, San Vicente, Expreso Quilmes, Línea 7 de La Plata, Fuerte Barragán y Expreso Lomas. Además de las líneas de colectivos, también se sumaron al paro de este miércoles los Metrodelegados del subte y la seccional Oeste de la Unión Ferroviaria, encabezada por el dirigente de izquierda Rubén "Pollo" Sobrero.

La división entre quienes decidieron parar este martes y este miércoles, y quienes siguieron la convocatoria de la UTA, generó algunos incidentes al principio de la jornada de este martes.
Según se informó oficialmente, doce personas fueron detenidas por hechos de violencia en los barrios porteños de La Boca, Villa Lugano y Flores.

Fuentes policiales afirmaron que los detenidos "intentaban ejercer actos de intimidación pública contra choferes de colectivos que querían trabajar en la jornada pese al paro decretado", que no contó con el visto bueno de la CGT. Los grupos se movilizaban en tres vehículos, armados y portando bidones de nafta, navajas y otros elementos para ejercer violencia, como piedras y barretas, aseguraron las fuentes.

Uno de los hechos ocurrió cuando un interno de la línea 152 que llegaba al final de su recorrido recibió en su parabrisas el impacto de un objeto contundente. Por el delito fueron detenidos dos empleados de la línea 168, cuya terminal está ubicada a pocas cuadras.
En Villa Lugano fueron detenidas cinco personas que cargaban bidones de nafta dentro de un automóvil y que pertenecían a la línea 135 de colectivos; mientras que otras cinco fueron detenidas por atentar contra un móvil de la línea 185.

Además, a media tarde, los servicios de los ramales eléctricos de la línea de tren General Roca fueron interrumpidos tras recibir amenazas de bomba en las estaciones de Plaza Constitución, Lanús y Temperley.  Cerca de las 16, la línea telefónica recibió tres amenazas de bomba, por lo que se procedió a evacuar las estaciones y la brigada antiexplosivos de la Policía Federal Argentina trabajó en las mismas para corroborar que tales amenazas son "falsas".

 

Ver comentarios