Un hombre, de 65 años, que podaba un pino a gran altura en la localidad cordobesa de Villa Nueva, cayó al interior de una pileta y murió. El hecho ocurrió en una vivienda ubicada en la intersección de calle Bosque de Hayas y Bosque de Pehuén, cuando la víctima se encontraba realizando la poda de un pino a una gran altura y, por causas que la policía trata de establecer, cayó sobre el enrejado de una piscina y terminó en el interior de ella.

De inmediato, fue trasladado al Hospital Regional Pasteur, de Villa María, donde le diagnosticaron lesiones de carácter gravísimas por un traumatismo de cráneo y contusión pulmonar. Poco después, las autoridades confirmaron la muerte del sexagenerio que, extraoficialmente, fue identificado como Miguel Ángel Pereyra.