@alegalloinfo

Este 1 de mayo es sustancialmente diferente para todo el universo porque encuentra a los trabajadores haciéndolo de manera diversas e inesperadas para muchos pero también marca un punto de inflexión hacia el futuro de las modalidades laborales, los salarios, la continuidad laboral y, probablemente, las modificaciones que tendrán todos los sectores a futuro.

En el caso de la Argentina, la modalidad del teletrabajo ya estaba instalada en 4 de cada 10 argentinos, según una encuesta realizada por la consultora D´Alessio Irol y, sobre todo, eso abarca a los millenials, luego a los trabajadores de entre 25 y 44 años. Es decir que para muchos, el trabajar desde casa ya era una modalidad instalada en sus vidas cotidianas. Sin embargo, de acuerdo con el mismo sondeo, lo que tiene de particular esta pandemia son los temores que inaugura respecto del futuro.

El 76% de los entrevistados en todo el país de manera virtual admitió que le teme a las consecuencias económicas del coronavirus: un temor que superó al que dispara la inflación (65%) y el contagiarse del virus (63%). 

La incertidumbre por lo que vendrá atraviesa a todos los sectores. Por ejemplo, el propio presidente Alberto Fernández, admitió que la pandemia podría enseñarnos que hay varias profesiones que continuarían con el teletrabajo cuando pase la cuarentena pero ¿esas actividades cobrarían lo mismo que quienes salen todos los días de sus domicilios y para ir al trabajo y pasan gran parte del día afuera?. Es una pregunta que no tiene respuesta aún y que si fuera así requeriría modificaciones en contratos y convenios laborales.  Tal vez, los recientes acuerdos de la Unión Industrial con la CGT o de la Cámara de Comercio y CAME con Comercio para reducir salarios de los trabajadores suspendidos por la crisis económica de la mano del virus van en esa dirección. Nadie lo sabe por el momento. 

Lo que sí parece instalado es el temor a quedarse sin trabajo, que ya antecedía el coronavirus pero ahora se profundizó. Otra encuesta de la Universidad de San Andrés, Espop señaló que el 78% de los encuestados identifica como principal problema en el corto plazo el desempleo mientras que el 58% reconoció que en lo personal le inquieta quedarse sin trabajo.

De acuerdo con el INDEC, en el país hay 11,7 millones de argentinos que trabajan formalmente, y sobre ese total unas 3 millones de personas podrían seguir trabajando desde sus casas, según una investigación realizada por Cippec. El mismo trabajo señaló igualmente que hay 8,5 millones de argentinos que, aunque quisieran, no podrían hacerlo o por la actividad a la que se dedican o por la imposibilidad de acceder al equipamiento tecnológico necesario. “En profesiones es superior al 50% mientras que en las ocupaciones no calificadas el trabajo digital no alcanza al 10%”, remarcó este documento del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento) que también consideró, en relación al género, que “el teletrabajo sube al 34% en el caso de los hombres y desciende al 25% en el caso de las mujeres”.

Manual de recomendaciones para el trabajo en casa

En general las grandes compañías tienen el hábito de que parte de sus plantillas trabajen de manera remota pero la situación actual impuso esta opción sin otra alternativa a muchas empresas. Por eso, existen algunas recomendaciones, que recogió la consultora KPMG. 

-Para evitar estafas sólo comunicarse en los equipos de trabajo mediante los métodos aprobados por la organización. 

-Hay que mantener la actitud “voy a trabajar”, es decir preparase y ubicar en el tiempo del día esa tarea. Hacer la lista de prioridades del día, de la semana y de los proyectos.

-Destinar un espacio físico en casa para dedicarle al trabajo y también separar el trabajo del almuerzo, descanso, recreación o actividad física.

-Se recomienda el uso moderado de las redes sociales y poner música de fondo así como mantener una buena y saludable alimentación.

-Capacitación aunque sea remota, tal vez mediante “mentores remotos”.

-Alguien en el equipo de trabajo debe ocupar el rol de “solucionador de problemas”.

-Mantener el contacto con los otros integrantes del equipo, compartir experiencias y ser francos con las frustraciones domésticas que pudieran aparecer

Ver más productos

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: la verdadera historia

Evita: la verdadera historia

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos