mresano@cronica.com.ar

En la ciudad balnearia de Villa Gesell, Ian Bautista aguarda con urgencia por una acción solidaria para poder mejorar su calidad de vida, ante una grave enfermedad por la cual el pequeño, de 6 años, que no puede movilizarse por sus propios medios, requiere de una vivienda con las condiciones sanitarias mínimas. Sin embargo, su morada es precaria, con cimientos que ya no pueden sostenerse, y en cada temporal queda inmersa bajo agua. Por lo tanto, se lanzó una cruzada con el afán de que "Bauti" pueda vivir en una casa que le garantice no agravar su cuadro de salud.

A sus tres meses de vida le detectaron síndrome de Angelman, una enfermedad neurogenética que implica un retraso en el desarrollo. Justamente las secuelas más visibles en el menor, es una parálisis cerebral que le impide, no poder expresarse mediante el habla o movilizar sus piernas, razón por la cual debe desplazarse en una silla de ruedas o en un andador. A su vez, la enfermedad también se manifiesta en una afección en los bronquios y en convulsiones.

Un cuadro por demás angustiante, que se agudiza con las humildes circunstancias en la que reside el niño junto a su mamá, Yésica Sanhueza, y su padrastro. Al respecto, su progenitora señaló a “Crónica” que "vivimos en una pieza que me prestó mi mamá, pero la loza está a punto de desplomarse, se sostiene por dos tirantes. El lugar es inhabitable para cualquier persona y mucho más para un nene como mi hijo".

Un estado de situación habitacional que se tornó aún más complejo en las últimas horas tras el temporal que azotó a la ciudad de Villa Gesell. A partir del último lunes, Yésica no paró de sacar baldes cargados de agua hacia la calle para evitar que alcance la pequeña humanidad de Ian. En este sentido, la joven expresó que "estamos pasando una situación agobiante, es terrible. Anoche (por el jueves) nos prestaron un lugar donde dormir, pero necesitamos nuestro propio espacio".

Una carencia que Sanhueza remarcó en que "al menos un pedazo de terreno para poder construir una casa pequeña. No podemos alquilar porque en esta época en Gesell me sale una fortuna". La familia no cuenta con los recursos suficientes para adquirir o arrendar un inmueble, e incluso ha solicitado créditos para abonar los insumos médicos que necesita el menor. Pero al mismo tiempo la urgencia de cambiar de hogar resulta cada vez más apremiante, puesto que la salud del niño corre serio riesgo. En consecuencia, se inició una campaña en las redes sociales bajo el mensaje “Una casa digna para Bauty”.

Una colaboración que puede manifestarse a la cuenta del Banco Provincia CBU 0140400903699052745679, y por la que aguardan el pequeño y su mamá, quien reconoció que "estoy totalmente cansada, llego a un extremo que no tengo esperanzas. Pero él me necesita fuerte porque es un nene que presiente todo".