Solamente una gota de sangre extraída de un dedo de la mano es suficiente para realizar el test del Virus de Inmunodeficiencia Humana ( VIH). No es necesario estar en ayunas, ni ser menor de edad y es absolutamente gratuito. Sin embargo, a pesar de que las condiciones son absolutamente accesibles, las estadísticas demuestran un panorama poco alentador dado que no disminuye la transmisión vertical de VIH y continúa alta la cantidad de diagnósticos tardíos en la población.

En Argentina, se calcula que 122.000 personas viven con este virus y el 30 por ciento de ellas desconoce su diagnóstico, una cifra realmente alarmante. En tanto, en el último año se han reportado 6.500 casos, de los cuales el 35 por ciento se encuentra en una etapa avanzada de la infección.

En el marco del Día Nacional de la Prueba de VIH, el director de AHF Argentina, el doctor Miguel Pedrola (MN 11668), anunció que "impulsamos la campaña mundial 20x20, que tiene como objetivo llegar a 20 millones de personas en tratamiento para el año 2020. Para lograrlo es importante informarse y concientizar sobre el VIH".

Entonces, hay que saber que este virus genera la destrucción del sistema inmunológico de quien lo padece. A medida que se debilitan las defensas naturales del organismo, aumenta el riesgo de contraer infecciones oportunistas y otras enfermedades que pueden ser mortales. El sida es una enfermedad causada justamente por el VIH.

Este virus no tiene cura hasta el momento pero sí se puede realizar un tratamiento y mantener una buena calidad de vida, siempre y cuando, se detecte a tiempo. En tanto, se puede transmitir por el contacto con diferentes fluidos corporales de personas infectadas, tales como sangre, leche materna, semen o secreciones vaginales.

¿Cuándo es conveniente hacer el test? Los profesionales advierten que si uno cree haber estado en contacto con el virus, es recomendable esperar un mes, el llamado "período ventana", aunque no hay limitaciones de tiempo para realizarse la prueba. Otro punto importante a tener en cuenta es que una persona sexualmente activa, que no utilice preservativos y esté en contacto con jeringas, debe hacerse pruebas una vez por año.

Embarazo

Los especialistas consideran que este es un momento clave para realizarse el test, debido a que el virus diagnosticado a tiempo permitirá tomar decisiones para no transmitir el VIH al bebé. Es importante que, además de la madre, el padre también se realice la prueba. Las estadísticas indican que la tasa de transmisión perinatal se mantiene en un 5 por ciento. Los especialistas aducen que la causa por la que "este indicador no disminuye puede deberse tanto al desconocimiento de la mujer respecto de su condición de persona viviendo con VIH como por falta de controles prenatales en ambos padres".