Desde el Hospital Santa Victoria Este no escucharon el pedido de urgencia.

Otra vez las comunidades originarias son víctimas de un sistema que no las incluye. Una mujer embarazada de la etnia Wichi perdió a su bebé después de esperar 6 horas a la ambulancia, en la localidad fronteriza Santa María, ubicada en el departamento de Rivadavia, a 500 kilómetros de Salta capital. De acuerdo con medios locales, la mujer había entrado en trabajo de parto en las primeras horas de la mañana, por lo que los familiares solicitaron de inmediato el traslado al hospital de la vecina localidad de Santa Victoria Este.

Pero la ambulancia llegó recién a las 15, pese a que la distancia entre ambas localidades es de 20 kilómetros y un vehículo no demora más de 8 minutos. Finalmente, cuando la mujer arribó al centro de salud ya era demasiado tarde, y el bebé falleció durante el parto. Un periodista de Santa Victoria, Brian Salazar, estuvo en contacto con los familiares, y relató que “la familia desesperada me llamó, ya que durante la mañana le habían informado al enfermero del puesto sanitario de Santa María y a la gerente del hospital de Santa Victoria que solicitaban una ambulancia en forma urgente para trasladar a la mujer que estaba a punto de dar a luz. Desde el hospital no le dieron importancia al pedido, esperaron toda la mañana”.

Luego amplió: “A las 15.30 me informan que la ambulancia seguía sin llegar, la familia no sabía qué hacer y en el puesto sanitario no había enfermeros porque se habían retirado a almorzar. Llamé al hospital y no me quisieron atender. Ayer, lamentablemente, me enteré que a la tarde fue la ambulancia pero en el parto falleció el chiquito”.

Salazar denunció que “estas cosas suceden siempre” y que hay sólo dos ambulancias. “Ayer estaban las dos ambulancias disponibles en el hospital de cabecera. Se podría haber evitado esta muerte. No se sabe por qué la ambulancia no fue cuando se la solicitó”, completó.