Yanina Almada, de 23 años, decidió programar una cirugía para quitarse las amígdalas en el Hospital San Martín, de Paraná, en la provincia de Entre Ríos. Pero luego de la operación, la joven se enteró que le cortaron la carótida por error: ahora denuncia a la profesional que la atendió por presunta mala praxis.

A Yanina desde chica las amigdalas se le inflamaban con frecuencia y tenía problemas respiratorios. Después de contactarse con una médica de su obra social, decidió llevar adelante el procedimiento, pero la intervención, que es considerada sencilla, se complicó y la joven se despertó cuatro días después, entubada.

Como consecuencia de lo sucedido, la vida de la mujer dio un giro de 180 grados: Ahora se le paraliza la cara cuando duerme boca arriba, no puede hacer actividad física ni levantar a upa a su hija. Pero el principio del calvario comenzó en noviembre del año pasado. Como estaba nerviosa por la intervención, decidió asesorarse con una otorrinolaringóloga, que la tranquilizó y le comentó que sería algo simple de resolver.

Como consecuencia de lo sucedido, la vida de la mujer dio un giro de 180 grados: Ahora se le paraliza la cara cuando duerme boca arriba, no puede hacer actividad física ni levantar a upa a su hija. 

Sin embargo, unos días después de la cirugía, abrió los ojos desorientada, entubada y con una gasa que cubría la gran cicatriz que tenía en el cuello. "Ninguno de los médicos me decía nada. No se animaban a decirme qué me había pasado", explicó la mujer. El único que le pudo dar explicaciones fue un enfermero, que le indicó que el procedimiento se había complicado y que tuvieron que hacerle una traqueotomía.

"Ahí me enteré de que perdí mucha sangre y que tuvieron que reanimarme porque me moría", agregó consternada. La joven recibió el alta y, a pesar de reunirse con la médica que la había operado, siguió sin obtener algún tipo de respuesta. "No me decía nada, no contaba nada y lo único que hacía era reírse", recordó.

Recién cuando se sometió a otro estudio de rutina descubrió que le habían cortado la carótida por error. Los profesionales que la atendieron le explicaron que al saturarle esa herida, la carótida le quedó más corta y le afectó la irritación de sangre a la cara. Por este motivo, decidió junto a su abogado Cristhian Panceri denunciar a la médica que la operó por lesiones gravísimas en el cuerpo y en la salud. Además exigen que la inhabiliten para ejercer la medicina.

"Ella no puede dormir boca arriba porque se le paraliza la mitad izquierda de la cara, se cansa con frecuencia, no puede realizar actividades físicas", argumentó el letrado. La causa quedó en etapa de instrucción y la Justicia ya pidió la historia clínica de la joven al centro de salud. También se exigió una pericia médica para confirmar los daños que causó la presunta mala praxis.

Ver más productos

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos