La Plaza de Mayo fue el escenario central del multitudinario acto en conmemoración del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, que congregó a organizaciones defensoras de derechos humanos, políticas y sociales, en tanto en todo el país se realizaron actos similares.

En el escenario montado en la pirámide de Plaza de Mayo, mirando hacia la avenida de Mayo, se leyeron los documentos de los grupos convocantes, uno de ellos el de Abuelas de Plaza de Mayo y las Madres de la Línea Fundadora, Hijos, APDH, CELS y otros organismos de derechos humanos. También convocó el colectivo de Encuentro Memoria, Verdad y Justicia.

El acto tuvo la particularidad de que concentraron la atención el ex funcionario kirchnerista Carlos Zannini y el dirigente Luis D’Elía, quienes recuperaron su libertad durante la mañana de la cárcel de Ezeiza, y marcharo. a Plaza de Mayo desde la sede de la Ex ESMA, con la columna de Unidad Ciudadana que lidera la ex presidenta Cristina Kirchner y lo hicieron junto a su hijo Máximo.

También tuvo la particularidad de que se realizó en la Plaza de Mayo remodelada, obra que no aún concluyó, pero en la cual se habilitó el espacio entr. el Cabildo y la Pirámide de Mayo, luego de un acuerdo del gobierno porteño con los organismos de derechos humanos.

Este Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, a 42 años del último golpe de Estado en la Argentina, reunió por primera vez a todos los organismos defensores de los derechos humanos en torno a una misma consigna: “la unidad”.

"En este 24 de marzo, el llamado a la unidad resulta necesario por el reclamo de la libertad de los presos políticos, para denunciar los retrocesos en las políticas de Estado de Memoria, Verdad y Justicia, la lentitud en los procesos judiciales y la pretensión del gobierno del otorgamiento indiscriminado de las domiciliarias a los genocidas”, expresaron en un comunicado 13 organizaciones de derechos humanos.