Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

Acostumbrada a brindar sonrisas y ayuda para aquellos niños que sufren cáncer, ahora es ella quien requiere de una acción solidaria para superar una grave enfermedad. La mujer que habitualmente se calzaba su traje de superheroína para recorrer hospitales y desarrollar sus poderes benéficos para brindar contención y una sonrisa, sufre de una afección que no tiene cura, pero que puede atenuarse mediante una costosa medicación, imposible de afrontar por sus propios medios.

Marcela Martinelli ocupa en la actualidad el lugar de destinataria de ayuda. Su delicado estado de salud representa el motor de una iniciativa, que en las redes sociales, comenzó a avanzar y a incrementarse en busca de donaciones de dinero para que la mujer, de 46 años, pueda mejorar su calidad de vida.

Hace dos meses le detectaron una metástasis ósea, que no tiene cura definitiva, por lo que la única opción para sobrellevarla radica en una pastilla de Ribociclip de 200 mg. Esa medicación "promete una sobrevida, no lo cura pero detiene el cáncer, es decir, garantiza que viva en el mayor tiempo posible y en la mejor calidad de vida posible", contó Nancy, quien encabeza la campaña.

"Linda y fuerte"

Marcela es conocida como la "Capitana Mother", por su admirable y extensa labor solidaria en el Hospital Garrahan y en todo aquel centro médico en el que fuera necesaria todo tipo de cooperación con pacientes oncológicos. A pesar de que en 2015 contrajo un cáncer de mamá, que finalmente superó, ella formó parte de "La Liga de Superhéroes y Villanos Solidarios", y con su traje de Capitana divirtió y aconsejó a niños que se hallaban bajo tratamiento médico por cáncer.

En este sentido, en el video en el que se fomenta la iniciativa que la tiene como destinataria, la voz de un pequeño da cuenta de que "a cada chico enfermo le enseña que tiene poderes y que para curarse deben confiar en los doctores y en la fuerza del amor". "Para nosotros es la capitana. Nos encanta su sonrisa", agregó.

A su vez, el mensaje dejó en claro que "es linda fuerte y buena, pero no es millonaria", haciendo referencia a la imposibilidad de Martinelli de poder asumir los 180.000 pesos que cuesta cada caja de Ribociclip, que requiere mensualmente. Por lo tanto, al no contar con una obra social, el ruego de ayuda se expande, con el fin de activar una ayuda monetaria que puede brindarse llamando al 1551362102.