Una noble iniciativa. 

Por Fernando Costoya 
@fecostoya 

Aníbal “Coco” Urbano es pura garra y corazón. Este deportista, que a los 9 meses perdió la movilidad en las piernas por la secuela de una poliomielitis, se propuso realizar una travesía de 2.200 kilómetros para concientizar sobre la importancia de integrar a las personas con discapacidad. Junto a Héctor López Camelo, partirán el 11 de septiembre para unir las Cataratas del Iguazú con Mar del Plata en silla de ruedas, a lo largo de 21 días.

“Yo puedo hacer 2.000 kilómetros pero no puedo ingresar al agua, que son 100 metros de arena”, aseguró Coco a Crónica, desde su casa de Mar del Plata. “Es una travesía que intenta concientizar, por eso decimos que es una travesía de propuesta, no de protesta, de ganas de cambiar las cosas”, relató Aníbal, mientras prepara los últimos detalles de lo que será su sexta travesía.

“Yo como deportista puedo decir que es posible, que se puede. Queremos dar un mensaje de una ciudad para todos”, expresó Aníbal, que fue campeón argentino de maratón y de los 100 metros en silla de ruedas. La elección de las ciudades tiene que ver con una diferencia crucial entre ambos destinos turísticos, ya que mientras las Cataratas del Iguazú están preparadas para recibir a las personas que utilizan silla de ruedas, en La Feliz la situación es radicalmente diferente.

“En Mar del Plata no podemos disfrutar de la playa porque no hay vereda y no hay alfombra para ingresar a la misma, yo en ningún balneario puedo ingresar al mar. Si sos discapacitado tenés que pedir ayuda al bañero, que viene con una silla anfibia o algo similar”, remarcó Urbano, y puntualizó: “Por eso la iniciativa se llama ‘Una vereda al mar’”.

Recorrido

Durante el recorrido, Urbano y López Camelo visitarán más de 30 ciudades, y cubrirán un trayecto de 100 kilómetros por día. “La travesía la voy a hacer con una silla de ruedas deportiva, que no tiene piñón ni motor, es fuerza directa sobre la rueda”, señaló Aníbal, quien actualmente practica surf adaptado, atletismo y vuelo en parapente.

“Yo despego y aterrizo en silla de ruedas. No voy con nadie”, aclaró al respecto. Entre otras ciudades, visitarán Posadas (Misiones), Paso de los Libres (Corrientes), Concordia y Paraná (Entre Ríos), San Lorenzo (Santa Fe), Pergamino, Berazategui y Chascomús (Buenos Aires). En cada una de las localidades donde hagan noche tienen previsto dar una charla sobre discapacidad y discriminación.

“Queremos sensibilizar sobre la importancia de la integración de la persona con discapacidad, y de construir entre todos una sociedad más justa. Y al mismo tiempo promovemos la práctica del deporte entre las personas discapacitadas”, afirmó. “Afortunadamente yo nunca sufrí discriminación. Tuve una familia amorosa que me contuvo”, reflexionó Urbano sobre una de las dificultades que deben afrontar las personas con discapacidad. “Es en la ciudad donde empezás a notar que por donde todos pasan, vos no pasás. Por eso, el objetivo de esta travesía es una vereda para que ingresen todos, porque por donde yo paso, pasan todos, pero al revés no”, agregó.

Pese a todo, Coco mantiene una mirada positiva: “A veces la gente quiere ayudar y no sabe cómo. Esta es una linda oportunidad para mostrar un poco el camino”, completó.