Natalia es de la ciudad bonaerense de Moreno, tiene 35 años, dos hijos y se encuentra en situación de calle desde hace seis. En 2013 la agrupación Movimiento Evita la sacó de la calle, y le ofreció una mano, pero al poco tiempo la desalojaron sin justificación, y la dejaron nuevamente sin vivienda. "Fueron con la camioneta y levantaron todas mis cosas", indica. 

“Hace seis años que estoy así. Cuando estaba embarazada de mi hija terminé el secundario para poder conseguir trabajo y ahora estoy haciendo un curso de manipulación de alimento. Y es que a pesar de todo, trato de hacer lo posible para poder salir adelante”, comenta la joven a Crónica.

Su hijo mayor tiene 15 años y padece de problemas en los huesos y el estómago, motivo por el cual realiza un tratamiento en el Hospital Garrahan. La más chiquita, de dos años, sobrelleva un cuadro de diarrea crónica. "Es por toda la situación que están viviendo ellos porque no consigo trabajo", comenta la mujer.

El sueño de la casa propia había llegado en 2013: la agrupación del Movimiento Evita la ayudó para salir adelante, pero no por mucho tiempo. 

“Mientras estaba en la calle, conocí a este grupo que me sacó de allí. Me alquiló un departamento en Cuartel V la misma noche que los conocí y fue, para mi hijo y para mí, un sueño único porque íbamos a tener nuestra casa amueblada", asegura la vecina de Moreno.

Desde el 2007 está anotada en el listado de emergencia habitacional para ingresar a las casas del Plan Federal de Vivienda. "Me daban un terreno pero Mariel Fernández (dirigente social) lo rechazó y me hizo meter en otro predio. Por el Movimiento llegamos a tener un terreno y nos pusimos una casilla y trabajé para esa agrupación dentro de una cooperativa. Ahí comencé a esforzarme un montón, trabajaba desde las 8 hasta las 22 en la cooperativa, en la chicharra y en el terciario porque queria terminar mi casa”, explica la víctima.

"El Movimiento Evita y la cooperativa descontaban de mi sueldo mensual la plata para la casilla o los materiales para terminarla", manifestó.

Todo iba encaminado y la idea de poder contar con un hogar propio para ella y sus hijos cada vez era más cercana. Pero no todo salió como esperaba: una mujer a la que ella le había abierto las puertas de su casa le robó una garrafa y desde la agrupación sacaron a Natalia del lugar, dejándola nuevamente en situación de calle sin ninguna explicación y amenazándola.

"Me dirijo a hacer la denuncia porque sabía quien era el responsable. Cuando estaba en Moreno, no tenía para viajar de vuelta, y una vecina me avisa que desde el Movimiento me rompieron el candado, entraron a la casilla y se llevaron todas mis cosas", asegura la mamá de los dos niños. 

Ante los hechos la víctima culpa a "Damián Falfán, Silvina Sánchez, el hermano de Damián, Marcela (no me acuerdo el apellido) y otras personas. Fueron con la camioneta y levantaron mis cosas, los muebles que los compré sin su ayuda".

Y agrega: "Inmediatamente llamo a Damián, tenía muchos nervios, no tenía cómo volver a mi casilla y le advierto que lo que estaban haciendo era usurpar y robar. Luego me amenazó diciéndome 'hacé la denuncia y yo junto diez o quince guachos para que digan que te sacamos porque vendías droga'. Me asusté por lo que me estaba diciendo pero fui a la comisaría de Cuartel V a hacer la denuncia. Una copia la entregue en el IDUAR".

Al día de hoy, por sus hijos, no baja los brazos y espera que esto no le vuelva a pasar a nadie más. "A raiz de la denuncia pedi mucha ayuda, no tengo nada. Jamás me brindaron apoyo. Busco un trabajo, no vivir de un plan. Me entere que lo hacían con mucha gente, personas que traían del Obelisco. Como no tenés a alguien que te respalde, te manejan como una mafia, 'te amo pero cuando no me servís te sacamos'. A mi hijo lo tengo con psicólogo porque más allá de que perdimos lo material, no tiene una foto de chiquito. Nos quemaron todo", concluyó Natalia.

Ver más productos

Santa Lucía de Siracusa, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Lucía de Siracusa

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos