Por Jorge Dimuro

Señores funcionarios, por más que ustedes hagan oídos sordos a nuestros reclamos, no nos van a callar ni tampoco van a poder claudicar nuestra lucha. Al contrario, nos dan más fuerzas para seguir con nuestros legítimos pedidos ya sea a través del dialogo o por la vía judicial, utilizando todos los caminos que estén a nuestro alcance y podamos acceder.

Sepan que su presencia frente a nuestra obra social es nociva y contaminante, porque así lo han demostrado durante muchísimos años las gestiones que estuvieron en los distintos gobiernos de turno, que solo han logrado desprestigiar y desfinanciar a una institución que sin duda alguna es la más grande de Sudamérica.

Dejen de ser tan dictatoriales y permitan que participen los jubilados y trabajadores. Y respeten, también, los mandatos que se hizo para su creación y que se encuentra plasmado en la Ley 19.032, ya que creo que estamos viviendo en un país democrático y ustedes con sus actitudes nos recuerdan a la época de la dictadura. ¿Saben por qué?, porque no permiten que, en nuestra obra social, pese al derecho legítimo que nos corresponde, los jubilados sean elegidos y ocupen su lugar en el Directorio.

Es más, según la propia ley, correspondería a siete integrantes. Señores, el PAMI fue fundado con la idea de ser un ente autónomo, pero, hasta ahora, todos los presidentes del directorio o directores o interventores fueron designados por los presidentes de turno, por eso es tiempo de dejar de usurpar un lugar que no les corresponde.

Es hora de que hagan su propia autocrítica y reconozcan que ninguno de ustedes y de las distintas gestiones, no se encuentran capacitados para estar al frente de tan prestigiosa institución por sus faltas de conocimientos y que solo la están llevando a su destrucción, a su desaparición.

No se lo vamos a permitir, que vamos a luchar para que la misma pase a manos de sus verdaderos y legítimos dueños, los jubilados y trabajadores. Hasta ahora, lo que han hecho es llevarse la plata para sus arcas, para sus ambiciones personales, sin importarles que con dicho dinero podría haber mejor atención, más medicamentos, prótesis y hasta mejorar la propia vida a algunos de nuestros pares, quienes no pueden acceder a los beneficios porque los pesos que se necesitan para eso van a parar a sus bolsillos, para sus campañas políticas.

Es tan grande el ego y ambiciones que tienen, que hacen cualquier cosa hasta utilizar el dinero de los más desprotegidos y vulnerables para satisfacer sus apetitos de poder. Por eso, si tienen un poquito de dignidad y con todo respeto, tanto usted, señor presidente, que dice que ha cumplido con nosotros, entonces cumpla. Y exija la normalización de nuestra obra social e instruya a las autoridades que se encuentran hoy al frente. ¿Se hará Justicia?

Pongo a disposición mi correo electrónico: amilcardimuro@hotmail.com.ar y les recuerdo también que nos pueden escuchar en nuestro programa que hace más de 15 años realizamos por la 93.5 FM Q La Radio del Grupo Crónica, todos los sábados de 9 a 11 horas.