Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

"No es el Ituzaingó al que nos mudamos”, es la expresión que comparten los vecinos del partido bonaerense, principalmente de aquellos que residen en la zona de Parque Leloir, invadida en los últimos tiempos por emprendimientos comerciales, a pesar de una restricción del código urbano local. No obstante, los propios residentes del lugar se mantienen en estado de alerta ante la inminente modificación de la ordenanza, que fomentaría la construcción de edificios y de comercios.

Por lo tanto, en la jornada del jueves se concentraron en uno de los rincones más representativos de Ituzaingó. “Hace tiempo que están haciendo varios proyectos comerciales en las calles internas a Parque Leloir, que no está permitido por el actual código urbano”, señaló a Crónica Daniel Galst, quien vive en las cercanías de esta avanzada mercantil que pone en peligro la idiosincrasia del partido, caracterizada por su tranquilidad y sus viviendas con espacios verdes.

En este sentido, el también periodista local reconoció que “la gente se está preocupando cada vez más porque antes se sentaban en el frente de sus casas o en el patio y veían árboles, pero ahora observan un café de una reconocida cadena, por ejemplo”. En consecuencia, Galst reveló un sentimiento en común de los vecinos de Leloir, y de otras localidades del distrito, basado en la resignación y en la melancolía puesto que suelen reconocer que “no es el Ituzaingó al que se mudaron, y estamos hablando de vecinos que vinieron hace tres o cuatro años, buscando disfrutar de un espacio verde en su casa. Pero ahora les construyen torres al lado y pierden eso que los trajo para nuestro partido”.

En este aspecto, un vecino que encabeza los reclamos y las exigencias hacia las autoridades municipales se enfoca principalmente en la reforma de la ordenanza en esta materia. Esto “permitiría que se construyan edificios de diez pisos cuando actualmente no pueden ser de más de ocho. Ya sucede que el vecino ve cómo tiran la casa de al lado abajo y le instalan un complejo de vivienda de estos”, detalló Daniel.

A su vez, remarcó que “mientras tanto no hay audiencias públicas en las que los vecinos puedan expresarse”.


Protesta
Un estado de situación que se expande en las avenidas Rivadavia, Rati y Muñiz, como asimismo en las calles Blas Parera y Tradición, en esta última sucede algo muy particular según sus residentes. “Es un acceso de tierra, pero la van a asfaltar para la instalación de comercios, no así cuando lo pedían las personas que viven allí. Es un escándalo”. Por estas razones, en la jornada del jueves los habitantes de Parque Leloir se concentraron en la intersección de De La Viladita y José Hernández.