Por Conrado Moreno
@conramoreno

Cuando la empresa Snow Travel quebró, miles de estudiantes que esperaban cumplir con su sueño de ir a Bariloche en su viaje de egresados, quedaron a la deriva. Pero si bien muchos chicos de las escuelas de Capital Federal y del Gran Buenos Aires ya pudieron irse con otras empresas, la situación en el interior del país es totalmente distinta.

“A los damnificados del interior no nos escuchan, sólo hay soluciones para Buenos Aires”, denunció Patricia Muñoz, madre de dos estudiantes afectados en Resistencia, Chaco, quien se comunicó con Crónica y contó lo que ocurre en el colegio de sus hijos. “Nos tienen desde hace cuatro semanas a la deriva. Llamamos y no nos dan respuestas. Ayer, en un nuevo reclamo, nos contestaron: ‘Otra vez San Roque. Es la décima vez que llaman y ya les dije que no hay nada’”, relató la madre, quien pagó 78.000 pesos para que sus hijos viajen a Bariloche.

Sesenta chicos del Colegio San Roque de Resistencia firmaron el contrato con Snow Travel el año pasado y debían viajar el 15 de septiembre. Sin embargo, el 2 de agosto la empresa quebró y desde la cartera de Turismo nadie les resuelve la situación. “No tenemos fecha ni empresa asignada. ¿Cuándo van a viajar los chicos de Chaco? ¿Cuando no haya más nieve?”, agregó la madre de los menores afectados.

En total son 83 los chicos perjudicados, ya que también están en la misma situación los alumnos de la Técnica 16, un curso de la Escuela de Comercio y otro de la entidad Simón de Iriondo.

“Como nosotros habíamos pagado la llamada ‘Cuota 0’, el Ministerio de Turismo debe hacerse cargo y confeccionar un cronograma de fechas y asignar una empresa para que nuestros hijos viajen, pero no hicieron ni una cosa ni la otra. En total, el contrato era de 2.200.000 pesos, el cual se firmó con Snow Travel y con Sauchuk, que es la comercializadora de esa firma en Resistencia”, detalló Muñoz, quien subrayó que “a los colegios de Buenos Aires les arman todo para que viajen y a los del interior no leS dan bolilla”.

“Contratamos este servicio porque nos brindaba cierta garantía el hecho de que una comercializadora se encuentre en nuestra provincia y sea reconocida, de trayectoria”, sostuvo, y contó que un grupo de padres “se reunió con el dueño, quien manifestó que iba colaborar para tratar de cubrir aquello que hiciera falta para cuando se active la ‘Cuota 0’, que sabemos que son servicios básicos. Sin embargo, más tarde, con un grupo más grande de padres, se lavó olímpicamente las manos, diciendo que él no tenía nada que ver y que era también víctima”.

A la lucha de los padres, los chicos también se unieron al reclamo y realizan marchas a diario para que las empresas se hagan cargo y brinden los servicios que ya están pagos. Y es que más allá de la ilusión del viaje, padres y alumnos reclaman que alguien se haga cargo de todo lo invertido.

La empresa que quebró sus sueños

El 2 de agosto Snow Travel, una de las empresas más importantes en viajes estudiantiles, fue declarada en quiebra y miles de adolescentes de distintos colegios de todo el país fueron perjudicados, sin saber a ciencia cierta si iban a poder viajar a Bariloche. Según las estimaciones, más de 9 mil alumnos habían contratado los servicios de la empresa de turismo estudiantil.

A pesar de que en marzo el Ministerio de Turismo de la Nación le había iniciado un sumario a Snow Travel ante irregularidades detectadas, la empresa siguió vendiendo paquetes aun sabiendo lo incierto de su futuro.

El Ministerio de Turismo de la Nación debió hacerse cargo de la situación porque los estudiantes habían abonado la denominada “cuota cero”, mediante la cual se les asegura que van a viajar. En ese contexto, Snow Travel presentó ante la Dirección Nacional de Agencias de Viaje del Ministerio de Turismo de la Nación, una nota en la que solicitó la ejecución del Fondo Fiduciario de la Cuota Cero, aduciendo que no puede continuar con la operatoria de las responsabilidades asumidas. Si bien la mayoría de los perjudicados eran estudiantes de Capital Federal y del Gran Buenos Aires, también varias escuelas del interior del país habían contratado a la empresa para viajar a Bariloche.