Los detenidos en la provincia de Mendoza por incumplir el aislamiento obligatorio decretado por el Gobierno Nacional y que no tengan antecedentes penales tendrán que realizar trabajos gratuitos en hospitales, comisarías o municipios, según resolvió la Justicia provincial.

Así explicó el Procurador General de la Provincia, Alejandro Gullé, "en los casos en que los imputados por violar la cuarentena no aparezcan como acusados de algo doloso o buscados, trabajarán gratis para el Estado".

Para el resto, como aquellos que tengan antecedentes, "habrá prisión efectiva, con penas que van de seis meses a dos años de prisión".

"Dispuse analizar cada caso en particular y se podrá aplicar la suspensión del juicio a prueba y la regla de conducta, con trabajo gratuito para el Estado, preferentemente en hospitales públicos o centros de salud, municipalidades o escuelas en el reparto de comidas o hasta en comisarías y oficinas fiscales", explicó el jefe de fiscales.

Según Gullé, "el 90% de los 1.355 detenidos son gente joven de 18 a 30 años, en plena edad laboral, que si se los condena, peligra la posibilidad de trabajar""Hasta pueden echarlos de sus trabajos si se los condena, así que no queremos generar antecedentes y perjuicios", agregó.

Fuente: Télam