El vuelo AA996 con destino Dallas Fort Worth había despegado cerca de las 20, pero la rotura del parabrisas generó un problema en la presurización y esto hizo que regresara al aeropuerto de Ezeiza, donde aterrizó sin problemas.

 

A pesar de esto, los protocolos de seguridad que deben seguir en estos casos generaron demoras en al menos otros cinco vuelos programados de la terminal de Ezeiza, informaron fuentes oficiales.