La tarifa de taxis en la Ciudad de Buenos Aires sufrirá un nuevo incremento desde marzo, según se determinó en una audiencia pública organizada por el Gobierno de la Ciudad, que se había comprometido a "adecuar" el importe.

Este valor, que aún tiene que ser autorizado por el Ente Regulador de Servicios Públicos de la Ciudad, no conforma de todo a los prestadores que habían solicitado un 21 por ciento de aumento.

"Corremos detrás de la inflación, no somos formadores de precios”, explicó el secretario general de la Asociación de Taxistas de Capital Federal, Alberto Rodríguez. El dirigente consideró que la tarifa está “atrasada desde 2016”, e indicó que el año pasado con una sola adecuación del 17 por ciento, los taxistas “perdieron 7 por ciento de adecuación”.

"Los aumentos de los precios de combustibles, autopistas, los seguros que subieron 20 por ciento, y la tasa de interés del Banco Ciudad que en enero último pasó del 17 al 30 por ciento en los préstamos para comprar autos, son algunos de los rubros que impactan en la rentabilidad de la tarifa", puntualizó Rodríguez. 

Los taxis, por reglamentación de la Ciudad, no pueden tener una antigüedad superior a los 10 años, que en la práctica se reduce a 4 o 5 años, agregó. 

La audiencia se realizó en el Teatro de la Ribera, avenida Don Pedro de Mendoza 1875, del barrio de La Boca, con la conducción a cargo del Ente Único Regulador de Servicios públicos de la ciudad, y la participación de la asociación de taxistas y otras de consumidores. 

La organización de la audiencia estuvo a cargo de la Subsecretaría de Gestión Comunal, dependiente de la Secretaría de Atención y Gestión Ciudadana de Jefatura de Gabinete.