Mientras muchos países padecen aún grandes restricciones para que su población pueda concurrir a eventos masivos por la alta cantidad de casos de coronavirus que padecen, Nueva Zelanda parece ser una gran excepción a la regla.

Con la pandemia controlada y momentáneamente erradicada en su territorio, este país se dio el lujo de realizar un mega concierto, sin distanciamiento social ni uso de tapabocas por parte del público.

Unas 50 mil personas presenciaron en el estadio de rugby Eden Park el concierto de la banda neozelandesa Six60, grupo que ya venía realizando grandes shows en este país y que eligió este sitio para cerrar su gira.

El público no llevó tapabocas (AP)

El recital se llevó adelante en medio de una situación sanitaria muy buena para el país, con menos de 10 casos nuevos de COVID-19 en la actualidad, mientras que a lo largo de la pandemia registró 2.600 casos y apenas 26 muertes, lo que coloca a Nueva Zelanda bajo una realidad muy similar a la pre-pandemia.

"Es muy importante para nosotros, como seres humanos, poder reunirnos y cantar juntos las mismas canciones. Nos hace sentir que formamos parte de algo", sostuvo Lucy Clumpas, una de las personas que asistió al show.

Por su parte, Walters, vocalista de la banda, consideró que son "afortunados, por algunas razones, en Nueva Zelanda".

La banda Six60 en pleno show (AP)

“Fue increíble ver lo fanática que era la gente y lo emocionada que estaba por salir y ver música en directo, y ver algo que les sacara de un año largo y brutal. Fue muy especial”, señaló antes de la realización de este show el guitarrista Ji Fraser, en referencia a la gira que realizó el grupo.

Walters agregó que sí les preocupaba que algo pudiera salir mal, que sus conciertos se convirtieran en eventos súper difundidos, pero que "no había mucho que hacer, aparte de cumplir las reglas y seguir las directrices del gobierno".

Con vistas al futuro, la banda planea una gira por Europa y el Reino Unido prevista para noviembre, aunque todo dependerá de cuál sea la situación epidemológica en esos países para contar con shows tan multitudinarios.