El primer ministro británico, Boris Johnson, continúa "al mando" del gobierno pese a que permanecerá internado "el tiempo que sea necesario" al manifestar "síntomas persistentes" de coronavirus, explicaron desde el Gobierno.

Johnson, de 55 años, anunció el pasado 27 de marzo que había dado positivo por Covid-19 y por ese motivo, se autoaisló en su departamento de Downing Street, desde donde encabezó reuniones con su gabinete por videoconferencia.

Esa falta de reposo sería el motivo por el que el mandatario continuara con fiebre alta y que su médico decidiera internarlo el pasado domingo en el hospital St. Tomas de Londres para someterlo a nuevos estudios, según afirmó un vocero de Downing Street.

Si bien esa fuente aseguró que Johnson estaba de "buen ánimo" y que continuaba "al mando" de su gobierno, los diarios The TimesDailyMailThe Sun y Mirror informaron que el estado de salud del mandatario es más grave de lo admitido por sus funcionarios y que incluso debieron suministrarle oxígeno con un respirador.

"Permanece en el hospital bajo observación", agregó el vocero, desmintiendo que se le hubiese aplicado un respirador pero no que se le esté administrando oxígeno. Pese a todo, "continuará siendo informado de lo que pasa y estando al mando del Gobierno", insistió por su parte el ministro de Vivienda, Robert Jenrick, a la BBC.