El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lamentó este miércoles que agentes de la Guardia Nacional dispararon sus armas contra un grupo de personas migrantes en un municipio mexicano del estado de Chiapas (sureste), donde mataron a dos e hirieron a otros tres, que según las autoridades son de nacionalidad cubana.

Fue "un hecho muy lamentable de unos migrantes que fueron baleados por la Guardia Nacional; ya di instrucciones para que se ponga a disposición a estos elementos de la Guardia Nacional del Ministerio Público, porque perdieron la vida dos migrantes, les dispararon" a los extranjeros, dijo el jefe de Estado sin detallar la nacionalidad de los dos fallecidos​​​.

Un cubano falleció en el vehículo y otros cuatro compatriotas de la víctima resultaron heridos, trasladadas a un hospital, donde murió la segunda persona cubana.

La tragedia ocurrió en un camino rural del municipio Pijijiapan, Chiapas, localizado a unos 150 kilómetros de Tapachula, ciudad fronteriza con Guatemala partió el 23 de octubre una caravana de unos 2.000 migrantes centroamericanos y caribeños.

La camioneta con los extranjeros "no se detuvieron, pero no hicieron más que salir rápido, sin detenerse, de frente, donde estaba la patrulla de la policía y de la Guardia Nacional", respondió el gobernante a una pregunta sobre el incidente.

López Obrador subrayó que los indocumentados "no dispararon, no agredieron y los de la Guardia (Nacional) dispararon y eso no se debe hacer. Hay otras formas de detener a quienes están violando las leyes".

La marcha "por la libertad, la dignidad y la paz" está integrada por miles de centroamericanos y haitianos, mujeres y menores de edad, que denuncian la falta de atención de las autoridades mexicanas para cumplir con trámites migratorios en Tapachula (sureste), ciudad fronteriza con Guatemala

El presidente mexicano dijo que los guardias nacionales encargados de contener a los migrantes "pudieron haberlos detenido más adelante cerrándoles el paso sin tirar".

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH, ombudsman) abrió una investigación, a partir de una queja escrita presentada por la organización civil Pueblos Unidos Migrantes.

La denuncia detalla que durante la caravana, agentes de la Guardia Nacional (GN) en Chiapas "agredieron con armas de fuego a un grupo de personas extranjeras, provocando el fallecimiento de una persona de origen cubano", e hiriendo a cuatro personas extranjeras más.

ACNUDH PIDE INVESTIGACIÓN

Por su parte, la representación permanente en México de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU (Acnudh) pidió una investigación sobre la actuación de los agentes de la GN que hicieron disparos de armas de fuego la madrugada del domingo pasado.

"Resulta esencial una investigación pronta y efectiva, conforme a los más altos estándares internacionales, incluido el Protocolo de Minnesota, que establezca la responsabilidad e impida la impunidad de acciones reñidas con la ley en contra de personas migrantes", dijo en un comunicado el organismo internacional.

La actuación de los guardias de la corporación integrada en su gran mayoría por militares, creada en 2019, "debe estar siempre alineada con los estándares internacionales de absoluta necesidad y precaución/prevención en el uso de la fuerza y armas de fuego que corresponde aplicar a una fuerza policial civil".

La GN y el Instituto Nacional de Migración "deberían implementar acciones inmediatas para prevenir este tipo de hechos, como transparentar los informes de uso de la fuerza y órdenes operativas a los elementos policiales", prosigue el posicionamiento del organismo que encabeza Michelle Bachelet.

Este caso reafirma la importancia de garantizar que los derechos humanos "se encuentren en el centro de toda gestión gubernamental de la migración", añade el texto de Acnudh.

Para el caso del ataque a balazos contra los migrantes que ya deja dos muertos y tres heridos originarios de Cuba, "se debe garantizar a las víctimas y sus familiares sus derechos a la verdad, justicia, reparación y no repetición", puntualiza el texto.

Los agentes esgrimen que ordenaron al conductor que se detuviera para una revisión, pero que en vez de parar aceleró e intentó embestirles, así que dispararon sus armas e inmovilizaron el auto medio centenar de metros adelante.

"Al aproximarse al automotor se percataron que, de él, descendieron varias personas que intentaron correr en distintas direcciones", sin embargo, fueron detenidas, dice la versión de la GN.

Fuente: Sputnik