Al menos 38 muertos y 100.000 evacuados causaron los devastadores incendios en el norte de California, uno de las mortíferos en la historia de ese estado norteamericano, de acuerdo a la última actualización ofrecida por el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios.

Sin embargo, el organismo advirtió que la cifra puede incrementarse durante los próximos días, porque los servicios de emergencia todavía no han podido acceder a la totalidad de las zonas calcinadas, reportó la agencia de noticias EFE.

Por otra parte, el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios anunció, a través de su cuenta de Twitter, nuevas ordenes de evacuación para los barrios del noreste de Santa Rosa, una ciudad de 175.000 habitantes que se encuentra a unos 80 kilómetros de San Francisco.

Los condados de Sonoma y Napa, conocidos mundialmente por ser un territorio de viñedos que produce un vino de gran calidad, son dos de las zonas más afectadas.

Aún continúan activos 15 focos, una cifra menor que la de los últimos días debido a que los fuegos han ido uniéndose y ahora se combaten como un único incidente, precisó el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios del estado.

El gobernador de California, Jerry Brown, quien este sábado visitó las zonas afectadas, calificó a los incendios de los últimos días como uno de los “peores” que ha sufrido el estado, tanto en términos de víctimas mortales como de daños materiales.

En los últimos años, California ha sufrido varios incendios con consecuencias graves, como el ocurrido en 2003 en Cedar, en el condado de San Diego, que destruyó más de 2.800 hogares.

Fuente: Télam