El asesinato del diputado conservador David Amess, quien murió tras recibir múltiples puñaladas durante un encuentro dentro de una iglesia con los votantes de su circunscripción en Leigh-on-Sea, en el condado inglés de Essex, conmovió una vez más a los británicos, que ven repetir estos actos de violencia contra sus representantes.

El más reciente fue en 2016, cuando la diputada laborista Jo Cox murió tras ser apuñalada por un terrorista de extrema derecha momentos antes de una reunión con sus votantes en West Yorkshire.

Amess, de 69 años, un destacado defensor del Brexit, fue atacado por un hombre que entró corriendo con un cuchillo a la iglesia metodista Belfair en Leigh-on-Sea, donde se estaba celebrando un encuentro.

Antes de trasladarlo en un helicóptero, los paramédicos estuvieron luchando para salvar la vida del diputado al menos durante dos horas después del ataque. La policía del condado de Essex confirmó la muerte e informó que un hombre fue detenido como sospechoso de asesinato.

Amess estaba casado, era padre de cinco hijos y había sido nombrado caballero en 2015 por su servicio público y político, y premiado por su compromiso con los derechos de los animales. Mientras tanto, diputados y líderes de todo el espectro político enviaron mensajes de apoyo y expresaron sus condolencias en las redes sociales.

En 2010, el diputado laborista Stephen Timms también fue apuñalado por una mujer tras haber votado a favor de la intervención británica en la guerra de Irak. Y, diez años antes, un asistente del diputado liberal demócrata Nigel Jones murió durante un ataque con sable en un encuentro con electores locales cuyo objetivo era el legislador.

El primer ministro Boris Johnson, quien se encontraba de vacaciones y estaba regresando a Londres para una reunión con su gabinete, afirmó que todo el mundo está "profundamente conmovido y desconsolado" y que sus pensamientos estaban con la familia del diputado. "Hemos perdido a un gran servidor público, David creía apasionadamente en este país y en su futuro", dijo el primer ministro.

Su esposa Carrie Johnson, en tanto, escribió en Twitter que esta es "una noticia absolutamente devastadora sobre David Amess. Era enormemente amable y bueno. Un gran amante de los animales y un verdadero caballero. Esto es completamente injusto. Mis pensamientos están con su esposa y sus hijos".

La vicepresidenta del Partido Laborista, Angela Rayner, se mostró horrorizada por el ataque a Amess. "Todavía no conocemos los detalles, pero en nombre de todos los miembros del Partido Laborista quiero decir que todos nuestros pensamientos están con David y esperamos que se recupere y esté bien", escribió en Twitter.

Siete meses atrás Amess había pedido al primer ministro en el Parlamento que abordara los ataques con arma blanca, que vienen incrementándose en el Reino Unido desde hace ya tiempo.

Este año la policía británica inició una campaña para combatir este tipo de delitos con medidas que permiten, entre otras cosas, detener y registrar a las personas que consideren con el objetivo de incautar las armas ilegales.

Mientras tanto, el vocero de la Cámara de los Comunes, Lindsay Hoyle, dijo que la prioridad inmediata era dar el pésame a los amigos y familiares del diputado, pero que la seguridad de los parlamentarios será revisada a raíz de su muerte.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos