Desde que apareció el nuevo coronavirus en China, varias personas no pudieron volver a sus casas por la cuarentena y las ciudades cerradas. Las mascotas que forman parte de sus vidas, debieron quedarse solas imprevistamente durante varios días,  pero la solidaridad de los vecinos no tardó en llegar. 

Varios niños y algunos adultos, con espíritus sensibles ante estas situaciones inesperadas, usaron su imaginación y lo que tenían a mano para poder resolver las necesidades de los mejores amigos del hombre. 

Con largos palos, tanzas, cajas e instrumentos improvisados, estos vecinos salieron al rescate de las pobres mascotas que debieron quedar encerradas y solas en sus casas, esperando con ansiedad el retorno de sus dueños. 

Para un niño o una persona que ama los animales, estas situaciones no pasan desapercibidas. La posibilidad de que un perro pueda morir de hambre, de sed o solo, no es una posibilidad si algo puede hacer para evitarlo.

Eso fue lo que pasó con varios niños y personas sensibles de China, ante la aparición del coronavirus. El aislamiento, la cuarentena y las ciudades cerradas, dejaron a perros y a mascotas asiladas, pero alimentarlos y darles agua, fue un desafío para vecinos que se propusieron ayudarlos ante la desesperación. 

Ver más productos

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena, encierro y libertad

Cuarentena, encierro y libertad

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Necesitamos un Ruido de Magia

Necesitamos un Ruido de Magia

Ser hincha es contagioso

Ser hincha es contagioso

Un relato de Academia

Un relato de Academia

Ver más productos