La violencia en Birmania no cesa. 

Al menos 32 personas, entre policías y rebeldes, murieron el viernes en el oeste de birmania durante un ataque de musulmanes rohinyás contra varios puestos fronterizos, anunció el jefe del ejército birmano en su página Facebook. "Militares y policías combaten juntos contra los terroristas bengalíes”, declaró el general Min Aung Hlaing, jefe del ejército, que no considera birmanos a los rohinyás.

En los combates murieron un soldado, 10 policías y 21 rohinyás, según las fuentes.