Al menos 40 personas, entre ellas Voluntarios para la Defensa de la Patria (auxiliares del ejército) y civiles, murieron durante el fin de semana en cuatro ataques armados en Burkina Faso, informaron hoy lunes fuentes de seguridad locales.

El primer ataque fue lanzado el sábado contra un convoy escoltado por auxiliares del ejército entre Salmossi y Markoye, en la provincia de Oudalan (región del Sahel), y mató 5 auxiliares del ejército y un civil, según "Sahel Security", una plataforma de información sobre los movimientos de los grupos terroristas.

Un segundo ataque tuvo lugar en Guessel, en la misma provincia, y dejó ocho muertos entre los auxiliares del ejército y doce civiles, de acuerdo con fuentes locales de seguridad.

El tercer atentado tuvo como objetivo un convoy de civiles escoltado por auxiliares del ejército en Namouyouri, en la provincia de Kompienga (región del Este), en la frontera con Benín, dijo otra fuente local, precisando que 17 personas murieron y otras nueve resultaron heridas.

Durante la noche del sábado al domingo, ataques simultáneos fueron dirigidos contra la gendarmería y estaciones de policía de Faramana, en la provincia de Houet (región de Hauts-Bassins), cerca de la frontera con Mali. Durante el ataque, dos gendarmes resultaron heridos y un vehículo fue quemado, de acuerdo con una fuente de seguridad contactada por Xinhua.

La seguridad en Burkina Faso se ha deteriorado desde 2015, ya que los ataques terroristas han matado a más de 1.000 personas y han desplazado a más de un millón en la nación de África Occidental.

Fuente Xinhua