L a conmoción por la fuga de 76 presos relacionados con el Primer Comando de la Capital (PCC) brasileño de una cárcel de Paraguay aún no se apagó y mientras la policía ya recapturó a dos sujetos llegó un nuevo golpe: al menos 26 internos de la misma banda se escaparon de un presidio del estado de Acre, fronterizo con Bolivia y Perú.

En la nueva fuga, los malvivientes lograron huir del Complejo Penitenciario Francisco dOliveira Conde, en Río Branco, Brasil, luego de un fin de semana que tuvo siete homicidios con mensajes mafiosos. Los marginales pertenecen al grupo Bonde dos 13, un aliado en Acre del PCC.

Según se indicó, para evadirse del penal, los reos hicieron agujeros en las paredes y se lanzaron al exterior con sábanas atadas. "Todas las fuerzas están buscando a los fugados", anunció la Secretaría de Seguridad. El PCC es la máxima organización criminal de Brasil que controla gran parte del tráfico de marihuana y cocaína, y el delito desde dentro de las cárceles, donde ha forjado su mayor poderío.