Este caso de maltrato animal se registró en el pasado 12 de mayo en las calles de Puebla, México, cuando el conductor de un auto pudo ver como a su lado, detenido en el semáforo, había otro vehículo que cuando circulaba arrastraba bajo una intensa lluvia a su perro el cual estaba atado con su correa.

Fue Miguel Angel Spidio quien filmó la escena, y al mismo tiempo que tomaba las crueles imágenes obligó al despreciable sujeto a detenerse y liberar al can.