Después de su paso por Argentina, el vicepresidente yanqui continuó con su gira por Latinoamérica con una escala en Chile, donde fue recibido por  Michelle Bachelet. Uno de los temas centrales del encuentro fue la situación de Venezuela y la mandataria trasandina fue contundente al rechazar los planes militares estadounidenses.


" Chile no apoyará golpes de Estado ni intervenciones militares en Venezuela", afirmó Bachelet al hablar frente a los medios junto a Mike Pence, aunque agregó que harán "todo lo posible para ayudar a los venezolanos". De esta manera, se expresó en contra de las declaraciones del gobierno estadounidense, en especial de  Donald Trump, quien la semana pasada había dicho que manejaban varias opciones para tratar de conseguir una resolución de los problemas en la República Bolivariana, entre ellas, la militar.

Además, Bachelet recordó que su país, "al igual que 11 naciones de la región, suscribió la declaración de Lima", que apunta a "explorar formas para contribuir a una salida pacífica y negociada" a la crisis en Caracas. El "lobby" de Pence parece no haber hecho mella en Santiago.


Los pedidos


La recorrida latina de Pence -que mañana continuará en Panamá- buscó, además de las clásicas negociaciones comerciales, instalar la necesidad de hacer algo con la "dictadura" de Nicolás Maduro. Y ese "algo" es una intervención militar.

Por eso, no puede entenderse de otra manera su afirmación sobre el destino del gobierno venezolano: "Está cerca del final". En el mismo sentido, manifestó que "Estados Unidos no va a permanecer como observador mientras Venezuela se convierte en dictadura".

"Lo que vayamos a hacer en Venezuela lo vamos a hacer juntos. El pueblo venezolano va a ser libre de nuevo. La libertad es la fuente de nuestra seguridad", agregó. Por otra parte, además de querer imponer su visión sobre este tema, Pence también le hizo un pedido a Bachelet: que rompa las relaciones con Corea del Norte.

"Estados Unidos le da gran importancia al aislamiento diplomático del régimen de Kim Jong-un e instamos a Chile, Brasil, México y Perú a romper todos sus lazos económicos y políticos con Corea del Norte", dijo, y hasta le pidió que "reclasifique los vinos chilenos como un bien de lujo para que Corea no pueda conseguir estos bienes y pueda convertirlos en efectivo para su régimen balístico".

Este último pedido llegó luego de que Trump elogiara al presidente norcoreano por reconsiderar sus planes de atacar la isla de Guam. "Kim Jong-un de Corea del Norte tomó una decisión muy sabia y bien razonada. ¡La alternativa hubiera sido tan catastrófica como inaceptable!", escribió el jefe de la Casa Blanca en su cuenta de Twitter.