Las cirugías estéticas siempre son un tema en cuanto a sus resultados. Si bien la tecnología avanza y avanza, el "después" de cualquier intervención siempre puede traer consecuencias poco agradables. 

Así le ocurrió a Jayne Bowman, una mujer de Hampshire, Inglaterra, que quería un cambio en su vida de manera positiva, pero, lamentablemente, lo encontró para mal y se volvió viral: el resultado de la operación le trajo consecuencias más que negativas. 

 

Ella, de 59 años, intentó mejorar el aspecto de su mentón luego de perder varios kilos. Para ello, encaró un procedimiento por el cual pagó 600 dólares. El mismo consistía en un tratamiento con plasma de fibroblastos que funciona para tensar la piel, algo que se presentaba como una premisa positiva. Sin embargo, el final fue escandaloso 

Viral: el resultado del tratamiento de operación de papada

El resultado fue lamentable. “Quedé como un pollo viejo”, afirmó la mujer al medio Science Alert. Es que, Bowman quedó con cientos de enormes cicatrices rojas en el cuello, las cuales son de aspecto verdaderamente desagradable. 

Y lo cierto es que las imágenes hablan por si solas. El cuello de la mujer quedó marcado y su look, totalmente cambiado. "Este tratamiento de belleza fallido me ha dejado destruida. Fue muy doloroso, me quemó como el infierno. Le dije a la terapeuta que estaba agonizando, pero ella no pareció molestarse. Me dijo que tenía que continuar o no funcionaría”, afirmó, en relación a la terrible operación.

Después del doloroso tratamiento, Bowman se cubrió el cuello con crema para tratar de aliviar el ardor que tenía en el pecho, el cuello y la cara, que además se cubrieron de puntos rojos poco atractivos. Sin embargo, su agonía continúo. 

Ya no quiero salir más”, sostuvo la mujer, al tiempo que afirmó que se siente “una reclusa” que no quiere “que la gente vea las horribles cicatrices”. “Se ven tan feas. Estoy tan enojada. Esto ha afectado mi vida de muchas maneras. Ojalá no hubiera dejado mi papada en paz", agregó.

En una primera instancia, al comunicarse con su terapeuta, este apostó por probar algunos procedimientos para aliviar las cicatrices, como lo son la "terapia de luz" y las "microagujas". Sin embargo, nada pudo evitarlo. 

 

 

Finalmente, la mujer cruzó al terapeuta en sus redes sociales. Al encontrarlo, no dudó en dejar en claro su postura. "Ojalá todavía tuviera mi cuello caído, era mejor de lo que me dejaste", expresó la mujer, de manera contundente. 

Ver comentarios