En Reino Unido cada vez cobra mayor fuerza el movimiento "Don't Pay" (no pagues) el cual impulsa a que los usuarios no paguen sus tarifas de luz y gas hasta que no se ponga un freno a la crecida inflacionaria de esos servicios, que se espera vuelvan a subir en octubre próximo. De tal manera, más de 107.000 personas están dispuestas a cancelar sus débitos automáticos para protestar contra la subida de los precios de la energía.

Son diversas las razones por las que la ciudadanía se adhieren a la medida. Es que los hogares británicos reciben facturas de energía por montos cada vez mayores, que están imposibilitados de pagar.

"Millones de personas se verán obligadas a elegir entre calentarse y comer. Uno de cada tres hogares se verá obligado a vivir en la pobreza energética este invierno. Eso es más de 8 millones de hogares", aseguraron los activistas en el sitio web https://dontpay.uk/.

 

"Hemos conseguido en pocas semanas que 100 mil personas de todo el país se comprometan a no pagar a partir del 1° de octubre, porque no podemos seguir tolerando la agresiva escalada de precios que hemos visto por parte de las compañías energéticas en los últimos 12 años, y especialmente en los dos últimos", dijo Jake Cable, activista de "Don't Pay", a la cadena de televisión Sky News.

Cable subrayó que una y otra vez se les instó a ahorrar, pero la situación económica llegó un punto en el que la gente no puede pagar y no va a mejorar hasta que todos se unan y exijan facturas razonables.

Mientras tanto, las compañías de energía obtienen ganancias exorbitantes. Empresas tales como BP, Shell y Centrica, reportaron ganancias récord en medio del aumento del costo del petróleo y el gas, a medida que la inflación en el Reino Unido continúa empeorando.

Las previsiones actuales evalúan que las facturas aumentarán un 300% respecto de octubre del año pasado. Esto representa la mayor inflación en el Reino Unido desde hace más de 40 años.

 

Según un informe del Citigroup publicado este martes en el diario Financial Times, el tope del precio de la energía se elevará de 1.971 libras esterlinas (2.322,72 dólares) a 4.567 (5.381,98 dólares) en enero y 5.816 libras esterlinas en abril (6.853,87 dólares).

En ese contexto, es probable que la factura promedio solo para enero de 2023 alcance las 500 libras esterlinas (589 dólares), lo que significa que el costo de la calefacción y la electricidad de un hogar se habrá más que triplicado desde el invierno pasado.

El banco de inversión pronosticó también que la inflación del Reino Unido se encamina al 18% interanual por los precios de la energía. La inflación subió a un máximo de 40 años del 10,1% en julio con los precios de los alimentos en el 12,7%.

A su vez, la confianza del consumidor del Reino Unido alcanzó otro mínimo histórico, lo que refleja la expectativa de los consumidores que sus finanzas empeorarán en el próximo año. La tasa de interés pagada por el Gobierno británico para pedir prestado a dos años aumentó del 2,0% al 2,5% la semana pasada.

Ver comentarios