El terrible suceso ocurrió en Odessa, Ucrania, y mantuvo a la opinión pública del país soviético en vilo durante varias semanas. Daniil Chernneko, de 11 meses, murió luego de caerse en una olla con agua hirviendo.

El nene tenía el 80% de su cuerpo herido producto de las quemaduras, y varios de sus órganos vitales se encontraban sumamente comprometidos. Estuvo 11 días internado y había quedado afónico de tanto llorar por el dolor. 

Daniil cayó por accidente a la olla de agua hirviendo.

El lamentable episodio comenzó cuando Tetyana, la madre de Daniil, estaba preparando todo para darle un baño a su hijo.

La mujer tenía pensado mezclar en la bañadera agua fría y agua hirviendo, que había preparado en dos ollas de diez litros y que había dejado en el piso.

El bebé estaba esperando arriba de una mesa en su habitación, y en un momento de descuido de la mamá, Daniil se cayó desde ahí arriba con la desgracia de hacerlo justo sobre la olla caliente.

“Lo abracé y lo envolví con un paño de algodón. Cuando lo desenvolví me di cuenta de que su piel se estaba desprendiendo", relató la madre con mucho dolor a un medio local.

Ver más productos

El beato Juan Franscisco Marinoni, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy al beato Juan Francisco Marinoni

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos