El fabricante de aviones Boeing no pega una. El presidente Donald Trump ya no pudo andar con medias tintas y este miércoles ordenó que los modelos 737 MAX 8 y 9 dejen de volar en Estados Unidos, por cuestiones de seguridad, mientras espera los resultados de las investigaciones sobre el reciente accidente en Etiopía.

Pese a que las autoridades estadounidenses afirmaban que no había problemas sistémicos en las aeronaves, el contexto internacional y la presión del Congreso hicieron que se tomaran medidas preventivas. Por eso, se sumó a una larga lista de países que ya cerraron su espacio aéreo a estos modelos de aviones.

"Vamos a expedir una orden de emergencia prohibiendo todos los vuelos de las aeronaves 737 MAX 8 y 737 MAX 9" debido a preocupaciones de seguridad "fundamentales", expresó el jefe de la Casa Blanca, que agregó: "Los pilotos y las aerolíneas fueron notificados y están de acuerdo. La seguridad de las personas estadounidenses y de todas las personas son nuestra principal preocupación".

Luego del accidente en el que murieron 157 personas en Etiopía y sumado a las sospechas respecto a las fallas en los modelos de aviones MAX, la Unión Europea y una veintena de países prohibieron los aterrizajes, despegues y utilización de su espacio aéreo para estas aeronaves.

La suspensión de Trump afectará a más de un centenar de aviones, lo que representará un nuevo cachetazo económico para Boeing, que en dos días ya había perdido más de 27.000 millones de dólares.

"Similitudes"

La Administración Federal de Aviación yanqui anunció que existen "algunas similitudes" entre los accidentes de los Boeing 737 MAX que se produjeron en Indonesia, en octubre del año pasado, y en Etiopía, el domingo último. El parecido de ambos siniestros llevó a las autoridades a asegurar que se necesitan pesquisas "más amplias" para confirmar si tuvieron "una causa común".

Las dudas están centradas en el sistema de control MCAS, una función de seguridad automatizada en el 737 MAX 8 diseñada para conectarse automáticamente y realizar correcciones si se exceden determinados parámetros en las maniobras de cambio de altitud y rumbo.

Pese a todo, autoridades de Boeing afirmaron que tienen "plena confianza" en que estos modelos de avión son seguros. Sin embargo, apoyaron la "suspensión temporal de las operaciones a nivel mundial.