Bolivia vive este domingo los primeros comicios presidenciales que celebran después de que Evo Morales fuera depuesto por un golpe de Estado, el 10 de noviembre de 2019. Según el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia, tienen derecho a concurrir a las urnas 7.332.925 bolivianos, de los cuales más de 160.000 ciudadanos ejercerán su voto desde la Argentina. Pero muchos de éstos fueron excluidos del padrón electoral, debido a las intenciones del gobierno de facto de restar apoyo al Movimiento Al Socialismo (MAS).

En esta jornada termina un proceso electoral atravesado por la crisis económica y el coronavirus, en que se enfrentan en un clima tenso varios candidatos que representan sustancialmente dos modelos antagónicos de país: uno plurinacional y otro neoliberal. Bolivia llega a esta elección luego de un año dramático, que comenzó con la indefinición de las presidenciales de 2019, con acusaciones de fraude para reelegir a Evo Morales.

En ese marco de tensión, con al menos 33 personas muertas durante el golpe, la pandemia de coronavirus forzó la postergación de dos fechas electorales, en medio de denuncias contra el gobierno de facto de Jeanine Áñez de intentar utilizar la crisis sanitaria para socavar las posibilidades del MAS, cuyos principales dirigentes están bajo acoso judicial por diversos cargos.

El candidato del MAS, Luis Arce, aparece en los sondeos como el probable ganador, aunque deberá alcanzar el 40% de los votos con 10 puntos de diferencia de su seguidor para ganar directamente en esta primera vuelta. En caso de ir a segunda vuelta, convocada para el 29 de noviembre, las chances del MAS de volver al gobierno son menos ciertas. Por esta razón, la apuesta es a todo o nada para este domingo.

Tal como en las frustradas elecciones del año pasado, el segundo en las intenciones de voto es el ex presidente Carlos Mesa, candidato de Conciencia Ciudadana, un liberal moderado que representa a las élites del oriente boliviano. Y el tercero, que puede incidir en el resultado, es el ex prefecto de Santa Cruz de la Sierra Luis Fernando Camacho, que se postula por Creemos y representa a la derecha más radical y elitista.

Todo el espectro viene presionando a Camacho para que respalde a Mesa, porque consideran la unión del voto de derecha "es la única forma de evitar que gane el MAS", según dijo la presidenta de facto Áñez, al retirar su propia postulación, al ver que no convocaba al electorado.

El resto de los candidatos son Chi Hyun Chung, del Frente para la Victoria; Feliciano Mamani, del Partido Acción Nacional Boliviana; y María de la Cruz Bayá, de Acción Democrática Nacionalista. Además de presidente y vice se eligen 36 senadores y 130 diputados, entre otros cargos.

Una de las pocas certezas en este proceso es que quien pierda difícilmente se resigne a aceptar el resultado. En caso de que gane el MAS tendría que ser muy amplia su ventaja para ahogar los previsibles reclamos de los sectores más radicalizados, con Camacho como figura sobresaliente.

El tema, como en tantos lados, son las clases medias que hace un año terminaron por avalar el derrocamiento de Evo Morales, donde primó el enojo por su postulación a pesar de que el referendo de febrero de 2016 le había negado esa posibilidad.

Muchos de esos votantes de clase media ahora estarían dispuestos a volver a votar al MAS, pero Morales les sigue resultando refractario. Por eso el ex presidente declaró en un video difundido el último jueves que no interferirá en un posible gobierno de Arce. "Lucho y solamente Lucho será presidente de Bolivia, con todas las atribuciones y responsabilidades que eso implica", dijo Morales. Su tarea en adelante, agregó, será "formar nuevos líderes".

¿Cómo votar en la Argentina?

Cada votante boliviano en la Argentina tiene que descargarse en el celular la aplicación “Yo Participo” o entrar a la web “yoparticipo. org.bo”. Ahí debe poner el número de cédula de identidad y la fecha de nacimiento. Automáticamente, el sistema dirá en qué recinto electoral vota esa persona.

El Gobierno argentino aprobó el protocolo de bioseguridad que presentó el órgano electoral boliviano para llevar adelante las elecciones: hay que sacar un permiso de circulación en el link argentina.gob.ar/ extranjeros, opción “Voto en el exterior - Elecciones en Bolivia y completar un sencillo formulario para lograr la habilitación.

Por la pandemia va a haber un horario diferenciado para evitar aglomeraciones. Por la mañana votarán de 8 a 12.30, las personas cuya cédula de identidad boliviana termine en 0, 1, 2, 3 y 4; y de 12.10 hasta las 18, quienes tengan la cédula de identidad terminada en 5, 6, 7, 8 y 9.

Organizaciones políticas bolivianas en la Argentina aclararon que “de todos modos, si uno va fuera de horario, igual lo tienen que dejar votar, porque la ley lo permite y no lo pueden impedir”.

Ver más productos

Revelan los secretos de Eva Duarte

Revelan los secretos de Eva Duarte

Fernanda Raverta: Néstor nos devolvió la política

Fernanda Raverta: Néstor nos devolvió la política

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

Ver más productos