El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó que el "pueblo merece sufrir" en caso de que vote al ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva como jefe del Estado en las elecciones de 2022.  hospitalario por el coronavirus, anticipó que este mes se afiliará a un nuevo partido político y que la forma más rápida de cambiar el estado de las cosas es una "dictadura", algo que aclaró

Bolsonaro volvió a criticar a los intendentes que ordenaron cuarentenas para evitar el colapso que no impondrá. "Por el amor de Dios, el pueblo que por ventura vote a Lula merece sufrir", dijo Bolsonaro a sus seguidores, al fustigar el fallo por ocho contra tres votos de los integrantes del Supremo Tribunal Federal (STF) que anuló las condenas contra el ex presidente, lo cual también revocó la proscripción para presentarse a las elecciones.

"Fue un ocho a tres, interpreten como quieran", dijo Bolsonaro, sin usar barbijo al lado de un pastor evangelista y de un cura católico, en la puerta del Palacio de la Alvorada, la residencia presidencial. El mandatario dijo que el "pueblo se acostumbra a los beneficios" al fustigar los planes sociales de los gobiernos del Partido de los Trabajadores, de Lula, y defendió la "meritocracia", aunque aclaró que es "difícil de ser aplicada".

Bolsonaro fue electo en 2018, cuando Lula se encontraba preso en el marco de Operación Lava Jato por una condena dictada por el entones juez Sérgio Moro, luego ministro de Justicia de Bolsonaro. La Sala II de la Corte Suprema determinó que la actuación de Moro fue parcial.

Bolsonaro fustigó también al intendente de Belo Horizonte, Alexandre Kalil, por haber sido "reelecto pese a que defiende la cuarentena" con más del 80 por ciento de los votos el año pasado.  "Me dicen genocida, pero busquen el daño de las cuarentenas, una generación sin escuela, gente muriendo por depresión, quiebra económica", afirmó.

En ese marco, dijo que espera ser reelecto en 2022 con "el voto auditable para poder cambiar de verdad a Brasil", al agitar los fantasmas de la ultraderecha frente a nunca comprobados problemas en las urnas electrónicas que funcionan en Brasil desde 1998. Bolsonaro dijo que el próximo presidente a partir de 2023 podrá nombrar a dos miembros del STF. 

El Supremo Tribunal Federal anuló las condenas contra Lula, por lo que se revocó la proscripción que tenía para presentarse a las elecciones.

La complicada situación sanitaria por la pandemia en Brasil

La situación sanitaria en Brasil es crítica, con ciudades sin sedantes para intubar a los pacientes con coronavirus ante la escasez de estos insumos producto de unas cifras récord de contagios, en una grave situación epidemiológica que se extiende al resto de los países de la región.

Al menos 17 capitales de estado de Brasil están en alerta por la falta de insumos y familiares de los pacientes revelaron que en algunos lugares varios enfermos salieron de la intubación sin sedantes y atados a sus camas. En medio de esta crisis, ciudades como San Pablo y Río de Janeiro anunciaron un alivio a las duras restricciones que impusieron para contener la pandemia, aunque se mantienen los toques de queda nocturnos así como el limite de horarios para comercios.

Se reabrieron las escuelas, pero actualmente su uso es prácticamente para comedores y a partir del 24 de este mes comenzarán a funcionar hasta las 19 restaurantes, parques, clubes y gimnasios. Desde el estallido de la pandemia, más de 14 millones de personas se contagiaron de coronavirus en Brasil, mientras que más de 375.000 murieron por la enfermedad.