El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, comunicó que dió negativo su segundo análisis para coronavirus, en medio de una ola de cacerolazos y protestas en barrios de las ciudades de San Pablo, Río de Janeiro, Belo Horizonte, Salvador, Fortaleza, Natal y Recife.

El anuncio de Bolsonaro tuvo lugar en la noche del martes, y ocurrió cuando en las redes y en los medios ganaban fuerza los videos sobre los cacerolazos y gritos para que renuncie al cargo.

Los cacerolazos se registraron en barrios de clase media y clase alta de San Pablo, reductos que le dieron la victoria al ultraderechista en las elecciones de 2018. En tanto, en Río de Janeiro hubo cacerolazos en Copacabana, Humaitá y Tijuca.

El mensaje del funcionario brasileño (Twitter).

"Informo que mi segundo test de Covid-19 dio negativo. Buenas noches a todos", escribió Bolsonaro en su Twitter cuando arreciaban las protestas y los gritos de "Fora Bolsonaro", en un episodio que rememora las protestas contra la ex presidenta Dilma Rousseff en 2015 y 2016, antes de que fuera destituida por juicio político.

En tanto, el gobierno pidió al Congreso declarar el estado de calamidad hasta el 31 de diciembre de 2020 para poder perforar el techo de gastos y usar dinero sobrepasando las metas fiscales del presupuesto para este año, con el fin de hacer frente a la caída de la economía por el coronavirus.