Con un malestar evidente por las medidas de aislamiento por la pandemia de coronavirus, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, criticó a su ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, por su "falta humildad" para "conducir al país en este difícil momento".

Así afirmó el mandatario en una entrevista a la radio Joven Pan, en la que apuntó al titular de la cartera de salud, quien defendió en varias oportunidades el distanciamiento social como forma de frenar el contagio de coronavirus.

Bolsonario reconoció que con Mandetta tienen "divergencias" desde "hace algún tiempo", pero descartó que fuera "despedirlo". "El quiere hacer mucho su voluntad. Le deseo suerte y espero que prosiga en su misión con un poco más de humildad", afirmó el Presidente.

Además volvió a calificar de "exageradas" las medidas de aislamiento adoptadas por la mayoría de los 27 estados de Brasil por una "gripecita" o "resfriadito", como consideró al Covid-19.

En ese sentido, instó a los brasileños a ir a trabajar y defendió la reapertura del comercio en las ciudades “a partir del lunes” próximo, ya sea por una “decisión de los gobernadores o del presidente”.

“Tengo un proyecto de decreto listo, en caso de que sea necesario, considerando como actividad esencial toda aquella ejercida que sea indispensable para llevar el pan a casa”, expresó el mandatario y pidió además a los gobernadores que “revisen sus posiciones”.

"Hay que combatir el virus sí, pero no podemos dejar que los empleos sean destruidos”, agregó Bolsonaro.

En Brasil, las autoridades advirtieron sobre un crecimiento exponencial de los casos y registraron 299 fallecidos y casi 8.000 confirmados por coronavirus.